Ya ni siquiera disimulan

La noticia  más relevante de este fin de semana en EE.UU parece ser el ciberataque contra SONY por el gobierno Norcoreano.

Ha salido el presentador más popular de EE.UU( y actualmente del mundo) y el antaño Premio Nobel de la Paz, Sr. Obama, a denunciar este hecho como un ataque a la seguridad Nacional.

Por fin se sacan la careta y defienden a sus amos, que no son los incrédulos votantes de una nación demócrata y libre, sino los grandes holdings empresariales propietarios de estados que nos amordazan con sus medidas de control y sus saqueos a nuestras arcas.

Ya ni siquiera disimulan el  avasallamiento recibido por sus amos.

Que será lo próximo, ¿enviar tropas con mercenarios para saquear recursos y aniquilar a la inocente población?

Y se les llenara la boca con frases como “libertad duradera” y otras paridas.

Preparan el escenario para su próxima  obra culminante y nos enseñan lo que podemos perder si no la apoyamos. Y sale el presentador más popular y nos avisa que no podemos permitir que nos quiten los caramelos que nos entran por nuestros oídos y por nuestra retina, que han de llegar a todo rincón del planeta y que no importa no tener que comer así como tampoco  importa no tener un futuro lleno de expectativas. Solo es importante lo que atonte nuestros sentidos através del entretenimiento audiovisual.

Aún hay dudas de quién manda, de quién nos manipula, de quién nos da un cacahuete para que subamos a la tarima de la jaula en el cuadrilátero de este circo.

Hoy tengo la misma sensación que tuve un 11 de setiembre. Un día doloroso donde no sólo murieron personas, sino que también empezaron a morir los  sueños de libertad o la creencia que somos soberanos del destino de nuestra tierra, esa heredada como nuestros genes.

Cada vez nos enseñan más la patita de lobo, y la piel de cordero se hace más trasparente.

Somos ciudadanos de grandes holdings. Llamémoslo por su verdadero nombre. ¿Cuánto nos queda para perder la propiedad de nuestro país?  Tal vez ya tenga nombre de empresa.

Aysha – unos días antes de Navidad

No hay comentarios

Dejar respuesta