Una “puta” que te lleva al éxtasis de tu propio Ser

Si los dogmas, bases, y principios que conocemos, como sociales, políticos, y religiosos, hubiesen sido creados con el propósito de que los seres humanos fuesen libres, la historia en los diarios, medios de información, comunicación y redes sociales, estarían llenos de titulares inspiradores. Y con certeza, la sociedad viviría en equilibrio, de una forma más natural y genuina.

Es de allí que partimos, que todas esas reglas y formas establecidas, esos códigos de conductas tan grabados en el inconsciente individual y colectivo, no fueron hechos para que cada ser lograse su autonomía, su legítimo derecho a ser, a vivir y manifestarse como lo siente en sus entrañas.

Cuando naces te condicionan desde lo sexual hasta lo comunicativo. Te dicen qué es correcto e incorrecto. Pero, incorrecto según qué o quién.

¿Cómo podemos vivir nuestras vidas, la que se nos dio con base a lo dispuesto por unos cuántos para gobernarnos? Es macabramente sencillo. Si estás en el molde te pueden controlar, y seguirás los patrones de conducta que a los que insertaron nuestra libertad les conviene.

Si te fijas, si te detienes un instante para analizar por qué trabajas en lo que te dedicas, encontrarás respuestas un tanto gruesas de tragar. Solo por dar un ejemplo; las encuestas a jóvenes que se preparan a ingresar en las universidades, están llenas de respuestas como: lo que genera dinero, prestigio, poder, y un largo etcétera.

En ese punto es fácil observar, como los patrones arriba señalados cumplieron su rol a la perfección. Hacer que tu vida se consuma siguiendo el estatus que han creado para encerrarte en un callejón sin salida.

La virtud y la grandeza del ser humano es que una vez que se da cuenta, así como entró puede salir de forma mágica y automática.

El punto está en que sepas cuál es tu propósito, cuál es tu pasión, eso que con solo pensar te saca una sonrisa, eso a lo que podrías dedicarte por horas sin que sea trabajo y que encima obtengas dinero por ello.

Un barco sin propósito navega a la deriva, por lo que es difícil que llegue a alguna parte.

Es allí, cuando entregado al vacío de lo que late dentro de ti, que aparece la recompensa, puede llegar en dinero, y vestido de muchas formas.

La idea no es destruir lo que está creado. Es rescatar lo que está olvidado como joyas en bruto que guarda el subconsciente. Amando lo indeseable, es como se llega a florecer.

Sumido en el estiércol de tu podredumbre, de tus partes alienadas, rechazadas, olvidadas y despreciadas, es que surge esa creatividad que como una puta te conduce hacia el éxtasis, a la máxima expresión de tu Ser.

Nada se integra sin su sombra, nada genuino puede brillar sin haberse fundido en el excremento de su propia naturaleza. En los desechos de emociones, pensamientos y condiciones escondidas.

Para integrar hay que aceptar, salir de los moldes, y cuando sales de las formas surge  tu mayor poder: la creatividad.

Brota como el lirio que nace en el fango, cuyo aroma es capaz de eclipsar al más racional de los hombres.

Las frases: “nunca, no puedo, no sirves”. Son inserciones programadas con habilidad por los sistemas de control. No existen, no son reales, a menos que así tú lo creas.

Como todo lo que es efímero, está destinado a su extinción porque solo lo natural tiene la capacidad para regenerarse y transformarse.

Lo único real, es lo que sientes,  el mejor momento está aquí en este instante, propagándose como el viento en el mar, como campanadas en tu corazón.

Como el fuego incipiente que al dejarse fluir se transforma en una llamarada de tal potencia que no le queda más que rendirse a su esencia.

Si te encuentras en una situación de tristeza, con la llama apagada, sin salida, si notas que eres víctima de un pensamiento rígido, prendado de un dolor, de heridas del pasado, tú puedes, si eliges salir de cualquier esquema que no sea el tuyo.

En la actualidad, existen grandes artistas, soñadores y creativos, lo suficientemente rebeldes que se han parido a sí mismos, dejando huellas, señales y métodos que con el precio de su sangre, a costa de dolores profundos, sudores, heridas  y esfuerzo, han compartido sus experiencias de cómo un día dejaron sus prisiones por cabalgar con la sublime energía de la creatividad.

La intención no es propaganda, pero sí un reconocer público a seres tan inspiradores, que con sus semillas han germinado la transformación de más de un ser humano. «No me alcanzan las palabras».

Aquí caben los artistas, y todos los seres valientes, que han sido y son  punta de lanza,  que se atrevieron a llegar hasta el fondo de sus obras. Cuando el sistema los tildaba de pendejos, soñadores, y come flor, desde el inicio de lo que se conoce como civilización.

Los poetas, músicos, artistas plásticos, pintores, escritores, filósofos, pensadores, diseñadores, cineastas y todos aquellos que lucharon por lo que sentían y sienten a costa de lo que sea.

Todo es arte, todo es creatividad, tú decides si seguir tus propios latidos o si aceptar lo que otros han decido por ti.

Si estás listo, el universo entero hará la magia para que lo que necesitas se sincronice y llegue a ti.

Usa el poder de la imaginación, y permanece atento a las señales, que de formas sutiles o evidentes  llegarán a ti. ¡Tú eres el todo!

Si nacimos de la fuente que es creatividad pura, también somos eso.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta