Una imagen insignificante, que cambiará el rumbo de la película

Irrational Man, es la última incorporación cinematográfica de Woody Allen. Sin duda, una película que merece la pena ver. Un drama estadounidense un tanto particular, Abe Lucas, es un profesor de filosofía que se encuentra en plena crisis existencial, un papel interpretado fantásticamente por Joaquin Phoenix. El guión de Allen es inmejorable, lleno de complejidad, inteligencia y perspicacia, sin embargo, Phoenix, es capaz de darle el toque brillante para que el espectador disfrute de este maravilloso filme.

También podemos destacar a la actriz Emma Stone, que después de triunfar en “Magia a la luz de la luna”, también dirigida por Woody Allen, la vuelve a elegir para interpretar a la joven Jill Polard, una alumna que poco a poco se convertirá en algo más para Abe. Esta comedia romántica, nos mantendrá con intriga hasta el final y nos dejará con un buen sabor de boca, disfrutando así del asesinato perfecto y el sentimiento de culpabilidad.

Muchos juzgan al director, por haber creado simplemente una comedia de humor negro que no dice nada más. Sin embargo, está llena de inteligencia, desde sus diálogos hasta la reflexión que te produce, ya que toca diversos temas como la ética o la filosofía, pero también podemos ver como de pronto una persona se sumerge en una vida llena de pesimismo y negatividad, ya que su apatía hacia todo es constante, y ahí, de pronto, es cuando un motivo inesperado le hará recuperar esas ganas de
vivir.

No hay comentarios

Dejar respuesta