Un pensamiento loco

A veces me visita un pensamiento loco. Descabellado. Me parece como si hubiera algo, o alguien, que quisiera que el mundo estuviera lleno de gente que no pensara, que flote medio ahogándose, con deudas, compras, complejos…. hasta naufragar en una isla de amargura. Me parece como si alguien quisiera crear  gente que tenga de todo; coches, casas, ordenadores de última generación, móviles con toda clase de aplicaciones,  una gran diversidad de adornos para decorar sus casas tristes, vestuarios caros, muebles de diseño, y entonces me pregunto…

¿Y tener una cabeza de diseño?… ¿Sería bueno? ¿Colocar conocimientos por los recovecos de nuestro cerebro? ¿Reflexiones sobre esta vida? ¿Saber qué hacer con nuestras emociones?  ¿Plantearnos más allá de lo establecido? ¿Más allá de lo mecánico? ¿Pensamos? ¿Comportarnos como ovejas es lo más cerca que estamos del medio ambiente? ¿Somos marionetas? ¿Nos manejan? ¿O somos los capitanes de nuestra alma? ¿Estamos viviendo lo que queremos vivir? ¿Los medios de comunicación siempre dicen lo mismo? ¿Pensamos? ¿Desarrollamos criterios que no sea repetir lo que dicen otros? ¿Leemos siempre lo mismo? ¿Estrujamos neuronas o las tenemos dormidas? ¿Es más fácil seguir la corriente que pensar? ¿Qué nos hace felices? ¿Nos acordamos de lo que pensaba el niño que fuimos? ¿Qué queremos hacer que todavía no hemos hecho? ¿Nos paramos a preguntarnos? ¿Cuáles son nuestros sueños? ¿Conocemos la alegría de vivir?

Es un pensamiento loco, el de que alguien quiera gente infeliz en el mundo. Es loco que importe más el dinero que las personas, las pastillas que las palabras, las apariencias a la realidad, los amigos de Facebook a los amigos de verdad, los me gustas a los te quiero. No tendría sentido vivir para acumular dinero sin centrarnos en ser felices. No tendría sentido que hombres y mujeres que quieran trabajar no trabajen. Habiendo tantas cosas por hacer. Que jóvenes no tengan una oportunidad de volcar sus ideas, sus destrezas, en negocios, en proyectos…para realizarse, para sobrevivir como entes propios y poder separarse económicamente de sus padres. No tendría sentido que jóvenes sobradamente preparados estén en casa en pijama todo el día. Muertos. Porque no tienen ilusión. ¿Dónde van las ideas de toda esa gente que no puede desarrollarlas? No tendría sentido que el símbolo del dólar fuera el símbolo del mundo. No tendría sentido que hubiera alguien que compre playas y otro alguien tenga que andar  kilómetros descalzo para llegar a un pozo a calmar su sed. No tendría sentido que no tuvieran valor las cosas que no cuestan dinero. Como ver el espectáculo del amanecer. Morirse de risa. Besar. Decir palabras que salen del corazón. La bondad. Un paseo. Una conversación. Un acto de amor. Respirar. Vivir. Disfrutar. Crear. Mirar el mar. Filosofar. Amar. Soñar. No tendría sentido. Menos mal que es un pensamiento loco.

 

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta