Con Trump no hacen falta palabras

Con Trump, realmente no hacen falta palabras. Es suficiente con vivir un par de episodios como el de ayer, en su primer debate antes de ser nombrado presidente.

Su talante hacia los periodistas, o los mensajes a México, hacen predecir lo que nos podríamos encontrar los próximos cuatro (u ocho) años.

Ay mamita…

No hay comentarios

Dejar respuesta