El techo de cristal y las políticas feministas
Fuente imagen: http://www.eleconomista.es EFE

La teoría feminista aplica fórmulas de deconstrucción de los relatos para interpretar el funcionamiento de la sociedad y pone nombres a las cosas. Para ello califica comportamientos y define conceptos. Un concepto a través del cual se define y delimita una situación de desigualdad de género es el conocido como techo de cristal, aquel que parece impedir a las mujeres ocupar puestos de responsabilidad y, de hecho, aun cuando están en condiciones de hacerlo, no los ocupan.

Hasta aquí, todo bien, en cuanto al trabajo feminista consistente en analizar una realidad, ponerle nombre y explicar por qué se produce. Incluso puede la teoría feminista aconsejar que se corrija e indicar cómo hacerlo. Otra cosa es que desde las políticas que se tienen por feministas se puedan corregir esos errores ancestrales de la desigualdad.


El ejemplo de Susana Díaz contra Pedro Sánchez es un referente práctico para analizar hacia dónde puede derivar el uso de las políticas feministas que pierden su objetivo original.


El techo de cristal se está utilizando como argumento para hacer llegar a algunas mujeres a puestos que no han alcanzado todavía. Es el caso de Susana Díaz, que lo sacó a relucir en el debate de las primarias socialistas celebrado el pasado lunes en Madrid. Dijo que desea ser la primera secretaria general del PSOE y, por qué no, la primera presidenta de España.

Pocas mujeres lo han dicho tan claro. Hillary Clinton usó una pregunta retórica para anunciar  que ella deseaba ser la primera presidenta de  Estados Unidos: ¿No es hora de que una mujer sea la presidenta?, clamó  algo así en el mitin en que aceptó postularse como candidata demócrata.

Por lo que respecta a las cosas que ocurren a nuestro alrededor, y en cuanto a las primarias del PSOE se refiere, el ejemplo de Susana Díaz contra Pedro Sánchez es un referente práctico para analizar hacia dónde puede derivar el uso de las políticas feministas que pierden su objetivo original.

La candidata andaluza esgrime a su favor ser mujer y querer romper el techo de cristal que impide a las mujeres ocupar puestos como el de secretaria general de su partido. Sin embargo, atacó a su oponente principal con armas del machismo más vulgar, como cuando dijo: “Pedro, tu problema no soy yo, eres tú”, “Te han abandonado todos”,  “Háztelo mirar” y otras frases muy reproducidas en titulares de noticias de estos días.


Recurriendo a las palabras de derribo y a las cuestiones personales creyó Susana Díaz hacerle daño a Pedro Sánchez, pero el tiempo dirá si fue acertada su estrategia y su táctica.


¿Se imaginan los lectores a sus abuelas, madres, hermanas o hijas respondiendo así a sus maridos? ¿Qué pasaría en esos hogares si las mujeres emplearan tales frases y el mismo tono contra sus maridos con los que discrepan? La violencia física estaría garantizada de inmediato.

Pongo en situación privada la comparación porque la periodista de El Mundo, Lucía Méndez, tituló al día siguiente del debate de los tres candidatos socialistas en primarias: “Cariño, tú y yo tenemos que hablar…”, en referencia a las palabras empleadas por Susana Díaz para acorralar a su oponente principal, Pedro Sánchez. Intentó ironizar Díaz sobre su “expareja política”, pero ¿alguien duda de que la escena, de darse en el salón de un hogar cualquiera, podría acabar en tragedia?

Lo llamativo y noticioso del caso es que quien ataca es una mujer, que ostenta el poder en una autonomía, en la federación con más peso en el partido y  a quien se atribuye  “el golpe de moqueta” para “derrocar” al secretario general, que persistió en su empeño y allí estaba en su atril desafiando a la locuaz líder en uso de la palabra.

Si fuera un hombre el que le dijera a Pedro Sánchez tales palabras, estas no tendrían el mismo efecto. De hecho los hombres rara vez utilizan el cuerpo a cuerpo de esa forma porque en los temas personales pueden llegar a acuerdos antes que en los públicos, por aquello de la caballerosidad.


El lenguaje y los comportamientos son ejemplos de políticas por la igualdad que se observan y se copian por las generaciones más jóvenes. Lo que hemos visto en el debate de Susana Díaz contra Pedro Sánchez pertenece a la vieja política.


Recurriendo a las palabras de derribo y a las cuestiones personales creyó Susana Díaz hacerle daño a Pedro Sánchez, pero el tiempo dirá si fue acertada su estrategia y su táctica. Si quería demostrarle a tantas mujeres que se sienten inferiores a sus parejas masculinas, a tantas esposas que no tienen voz  ni voto en sus casas, cómo abrirse camino, se ha equivocado porque ¿cuántas mujeres pueden hablar con esa autoridad y soltura a sus maridos sin miedo a que las abofeteen?

El suyo fue un lenguaje y un comportamiento imitado desde una sociedad que ha dado oportunidad a los hombres, postergando a las mujeres; una sociedad machista que utiliza métodos abusivos para perpetuarse en el poder. Lo que no puede hacer una mujer, que tiene la oportunidad de subirse a una tribuna, es utilizar los mismos dardos que a ella la han herido. Todos, mujeres y hombres, tenemos que aprender a coser en privado y a hablar desde una tribuna. La educación en igualdad consiste en abandonar viejos métodos anclados en el pasado y apostar por una nueva política.

Las políticas feministas tienen que ser otras. Es importante la representación de la igualdad de género, como sostiene la ley, pero no podemos quedarnos en la representación, lo más importante son las políticas que se han de aplicar transversalmente. El lenguaje y los comportamientos son ejemplos de políticas por la igualdad que se observan y se copian por las generaciones más jóvenes. Lo que hemos visto en el debate de Susana Díaz contra Pedro Sánchez pertenece a la vieja política. Hay que avanzar en políticas de igualdad dando ejemplo.

© Áurea Sánchez.

No hay comentarios

Dejar respuesta