El socialismo de verdad ha encontrado al líder anhelado: Pedro Sánchez Castejón

El socialismo (que no el PSOE tal como lo conocemos actualmente) debería estar de enhorabuena. Por fin ha encontrado el líder anhelado que defienda la ideología socialista sin tapujos, y con todo el honor que merece, como Pedro Sánchez. Pero no, lejos de ello, buscan despedazarlo, acabar con él de cualquier manera, hundirlo. ¿Por qué?

Parece que el resultado de las pasadas elecciones en Galicia y el País Vasco, ha desatado esta crisis tan profunda dentro del PSOE.

Las elecciones, los varones, los medios de comunicación, hasta el Partido Popular (curioso, ¿no?) criminalizan y culpan de todo a Pedro Sánchez.


Por fin ha encontrado el líder anhelado que defienda la ideología socialista sin tapujos, y con todo el honor que merece, como Pedro Sánchez.


Pero quizá, es la persona que menos culpa tiene de todo lo acontecido.

El resultado de las elecciones gallegas y vascas, es la expresión de lo que está sucediendo en la sociedad de izquierdas de este país, y más concretamente, en la sociedad de izquierda de las comunidades autónomas que poseen lengua propia, costumbres propias, y donde el derecho a decidir no está criminalizado como en otras partes del país.

La sociedad de izquierda quiere concreciones, no quiere dudas, no quiere a Rajoy, y quiere un gobierno de progreso con diálogo y donde el derecho a decidir forma parte de una sociedad democrática y libre, y donde cualquier otra consideración al respecto se asemeja más a sistemas políticos casposos y rancios vividos antes del establecimiento del sistema democrático hoy reinante.


Siempre he mantenido que Pedro Sánchez es un utópico convencido.


La negativa a parlamentar y buscar apoyos en la bancada nacionalista, está empezando a pasar una dura factura al PSOE, de la cual Podemos está empezando a recoger los restos.

Esto, sumado a la duda permanente de una posible abstención del PSOE frente a un gobierno de Rajoy, está acabando con el PSOE, y Pedro Sánchez se ha dado cuenta de ello.

Señores, se acabó la complacencia a los barones rancios del partido, a los barones aposentados, a los barones que solo buscan su interés propio, a los barones que en vez de dedicarse a solucionar los problemas de sus comunidades autónomas pasan más tiempo de medio en comunicación en medio de comunicación poniendo verde a un Pedro Sánchez que cada vez más, busca recuperar los brotes verdes del socialismo de verdad, el de la gente, el que es para la gente.

Pedro Sánchez ha salido a la palestra. Ha decidido coger el toro por los cuernos. Ha decidido dar un paso al frente, y dejar de jugar a contentar a los barones (nótese la ironía, calificación de barones en un partido que teóricamente es por y para el pueblo) que sólo buscan asegurar su sillón y su entrada en las puertas giratorias de cualquier empresa del IBEX 35.

No señores, eso no es socialismo, eso es engañar al pueblo que deposita su confianza de cambio en la rosa.


Señores, se acabó la complacencia a los barones rancios del partido, a los barones aposentados, a los barones que solo buscan su interés propio


Hoy le ha tocado el turno a Felipe González. Un personaje que vive de yate en yate, que cobra de una multinacional como Gas Natural Fenosa que tanto le da Doñana como cualquier otro lugar mientras siga engrosando su cuenta bancaria de euros, como consejero de no sé qué  que hace no se cuantos.

Vergonzoso.

Y con la situación que vive este país, quizá debería empezar a plantearse como ayudar al partido, y no echar gasolina en todos los frentes que encuentra abiertos por su camino por los medios de comunicación.

Siempre he mantenido que Pedro Sánchez es un utópico convencido.

Con falta de carisma, quizá limitada por la situación que vive el PSOE, pero utópico. Una persona que tiene muy arraigada la idea socialista.

Y no olvidemos, es imposible que un socialista vea con buenos ojos una abstención para que gobierne un partido corrupto, déspota, inquisidor y mafioso hasta la médula, capaz de recurrir a las cloacas del estado para acabar con rivales políticos que no comparten su misma ideología.


Pedro, ya era hora. Felicidades por tus agallas, y adelante. Este país te necesita.


Pedro Sánchez lleva meses tragando bilis.

Aguantando la impertinencia de unos barones que en ningún momento le han dado un ápice de apoyo, porque pensaban que sería un secretario dócil, y ha resultado un secretario con mentalidad propia.

Lleva meses entre la espada y la pared, intentando contentar a unos, y por otro haciendo lo que su corazón manda.

Por el pueblo.

Intentó el pacto con la formación naranja, Ciudadanos, que ya ha demostrado lo que es, una formación a servicio del Partido Popular, y que no le importa para nada su corrupción mientras se encuentre en el poder.

Una formación cuya misión es impedir cualquier tipo de cambio en este país.

Pedro Sánchez habría pactado con Podemos desde el principio, pero el egocentrismo y los intereses privados de sus barones, hizo que no se produjera este pacto.


Si Pedro Sánchez no continúa, habrá abstención del PSOE.


Y por ellos, tuvo que conformarse con presentarse a unas nuevas elecciones. Habría vuelto a pactar tras las segundas, buscando el apoyo nacionalista (que recordemos, no son criminales.

Son partidos con ideología propia, intereses propios, y con los que hay que dialogar) pero por sus barones, volvió a recular.

Y con NO rotundo a Rajoy y a sus políticas. Porque ello no forma parte de la idea socialista.

Incluso se alejó de sus bases, porque estas apoyaban su postura a ultranza.

Y esto iba en contra de la ideología de sus barones, que quieren mantener el Status Quo a toda costa.


Si sigue Pedro, habrá pacto por un gobierno de progreso en este país, y Rajoy NO GOBERNARÁ.


Es el momento de volver a ellas; mejor dicho, rodearse de ellas, y olvidar a los barones, que están demostrando su poca ideología socialista.

Ha tenido que luchar contra todos los medios de comunicación que han intentado su desbancada, primero apoyando a Ciudadanos a ultranza, dándole todas las cámaras habidas y por haber, y después, viendo el fracaso (esperable por su hipocresía, mentiras y patéticas formas de hacer política, junto a su intolerancia e incluso su antipatía a las comunidades con partidos nacionalistas) y después aguantando su acoso y derribo contra él, y toda la campaña buscando su dimisión y su hundimiento.

Esos son gran parte de los medios de este país. Nada informadores, y totalmente politizados según intereses (ya lo decía la universidad de Oxford, que son los menos creíbles de Europa).


Barones, ¿qué queréis? ¿acabar con el PSOE?


Y después de las elecciones vascas y gallegas, Sánchez ha decidido asumir su papel y defender lo que cree. Se acabó. Fin de la partida.

Se acabó la idea de unas terceras elecciones.

Si sigue Pedro, habrá pacto por un gobierno de progreso en este país, y Rajoy NO GOBERNARÁ.

Si no continúa, habrá abstención del PSOE.

Barones, ¿qué queréis? ¿acabar con el PSOE?

El problema no es Pedro Sánchez, sino que es la solución. Por fin un líder socialista, y no un líder marionetero como fue Rubalcaba, que gracias a él y a la mala gestión de la crisis de Zapatero, en estos lares nos encontramos. De aquellos barros, estos lodos.

Todos aquellos que defienden el PSOE como tal, se lo van a cargar.

El que está visto como el peor de todos, es el único que lo puede remontar.

Pedro, ya era hora. Felicidades por tus agallas, y adelante. Este país te necesita. A más Sánchez, y a más Icetas, y a menos González y Susanas Díaz.

Compartir
Artículo anteriorSi no pesa tanto
Artículo siguienteA mi que me paguen EN NEGROS
Rubén P.
Pensar y reflexionar debería ser una obligación en esta sociedad. Creerse todo sin plantearse "por qué" es un error. Vivimos en una constante manipulación, en la que las medias verdades es el pan de cada día. De uno mismo depende creer o crearse. Comparto contenido que creo interesante en Facebook, debato en Twitter, opino libremente en Liverdades

2 Comentarios

  1. Nos gustaría conocer tu opinión. ¿Pedro Sánchez es el único candidato que puede devolver a este PSOE a la senda de la recuperación y la credibilidad?

Dejar respuesta