Reforma de la Constitución: el PSOE en su laberinto

Una reforma de la Constitución, pudiendo en general ser positiva, tiene hoy varios inconvenientes.

El primero es que da aire al nacionalismo, que lo enfocará como un apoyo a sus prejuicios (somos distintos, tenemos derecho a la soberanía nacional…)

No podemos obviar que para enfrentar a la gente (discurso de odio) antes hay que separarla en bandos (discurso separador). La nación de naciones es un apoyo al discurso separador, “somos nación” es el prejuicio central nacionalista.