Reciclaje, impresoras 3D y vida

El problema del reciclaje es algo que a la mayoría de ciudadanos nos importa y así es como debería de ser, una de las grandes preocupaciones, y el reciclar uno de los hábitos básicos y más rutinarios de nuestra vida.

Mantener el mundo en el que vivimos e, incluso, mejorarlo para las futuras generaciones es una obligación que se nos concede el mismo día que nacemos.

A su vez, como siempre os decimos, la ciencia y la tecnología van avanzando hasta límites insospechados. Actualmente, en el mundo científico – tecnológico, uno de esos avances que está en boca de todos los investigadores, profesionales de la tecnología o aficionados de ambas son las impresoras en 3D.


el modelo 3D-Reprinter nos ofrece la posibilidad de reciclar mientras seguimos trabajando, estudiando o divirtiéndote mientras reciclas las botellas de plástico ya usadas en lugar de usar otro tipo de plástico.


Aunque se salen del presupuesto de cualquier familia e, incluso, de cualquier Pyme, ya que están, sobre todo, dirigidas a grandes empresas, su uso es algo que nos interesa y nos divierte a todos.

Estas impresoras permiten diseñar cualquier objeto en 3D con un ordenador e imprimirlo en plástico o resina en 3D.

Como verás tienen múltiples funciones como hacer prototipos de coches, edificios, herramienta… pero también sirve para escanear tu pie y hacer unos zapatos en resina o plástico especiales para ti y totalmente exclusivos.

Además, algunas de estas impresoras, pueden modelar en vez de en plástico o en resina con, por ejemplo, chocolate, siendo de esta forma posible la impresión en 3D de tu propia cara en chocolate.

Ahora bien,  en concreto el modelo 3D-Reprinter nos ofrece la posibilidad de reciclar mientras seguimos trabajando, estudiando o divirtiéndote mientras reciclas las botellas de plástico ya usadas en lugar de usar otro tipo de plástico.


¿Qué os parece que, en un tiempo, una maquina sea capaz de imprimir o construir un corazón o unos pulmones para nuestro cuerpo?


Estas impresoras ya se están usando en el sector de la ortopedia, con 3D-Reprinter podríamos construir, partiendo de botellas de refrescos, una prótesis para una persona que ha perdido la pierna, por poner un ejemplo.

Actualmente esto ya es posible con las impresoras 3D ya fabricadas y disponibles a la venta pero, en un futuro que esperamos no muy lejano, estas impresoras avanzarán y se convertirán en Bio-impresoras 3D, con ellas se espera hacer órganos y tejidos humanos.

Además, con las Bio-impresoras podremos hacer comida, algo que ahora mismo parece casi una locura.

Nos encanta que la tecnología vaya de la mano de la sostenibilidad del medio ambiente, una forma divertida de reciclar y abaratar costes de producción con el modelo 3D- Reprinter.

¿Qué os parece que, en un tiempo, una maquina sea capaz de imprimir o construir un corazón o unos pulmones para nuestro cuerpo?.

No hay comentarios

Dejar respuesta