Rebuscando en la basura

El otro día (que bien podría ser hoy, ayer o mañana), asistí a un episodio que considero muy triste, y que me llevó a plantearme hasta que punto estamos llegando hoy en día. Iba a un centro comercial después de trabajar a comprar un par de cosas que necesitaba, y justo en la entrada contemplé a un número indeterminado de personas rebuscando en la basura que habían sacado los trabajadores del centro, con los restos de comida que no podrían poner a la venta al día siguiente.

Realmente me dio mucha pena, y no pude evitar ponerme a reflexionar en lo que debe estar pasando la gente hoy en día para llegar a tal situación.

Pienso, de todo corazón, que hay que estar viviendo una situación extremadamente complicada para verte en la obligación de vivir ese momento, y encontrarte rebuscando en la basura.


¿Cómo es posible la pasividad de todas aquellas personas que deberían hacer algo al respecto, cómo no protegen a estas personas que tienen que sobrevivir rebuscando en la basura, cómo no las defienden?


Hay que estar tocado por todos los frentes, para por un lado, tener que tragarte todo el orgullo, amagar la vergüenza, exponerte en público a recoger en plena calle lo que nadie quiere, y todo con tal de poder llevar un bocado a la boca, o incluso peor, poder darle a tus hijos algo que comer y como mínimo ver que ese esfuerzo y humillación ha valido la pena.

No creo que sea agrado de nadie esperar al cierre de un supermercado, esperar a que saquen la bolsa de basura con todos los productos degradados del día, para cumplir la esperanza de conseguir alguna cosa con la que apaciguar el gusano que lleva todo el día importunando la barriga.

¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI, el de las tecnologías, el de los viajes interplanetarios, el de los millones de euros por aquí y los millones de euros por allá, haya gente que no pueda cubrir siquiera una de las principales necesidades básicas del ser humano?

¿Cómo es posible la pasividad de todas aquellas personas que deberían hacer algo al respecto, cómo no protegen a estas personas que tienen que sobrevivir buscando en la basura, cómo no las defienden?

Es incomprensible.


Más que en el siglo XXI, aquello parecía una época de la prehistoria, en que varias personas llenas de necesidades, se encuentran rebuscando en la basura intentando encontrar el sustento del día.


Hay que parar en el camino. Reflexionar. Para llegar a esta situación de necesidad, para no poder comer, ¿cuántas cosas has tenido que recortar, que dejar de comprar?.

Es escalofriante pensar que debe pasar en estas familias sino tienen nada para comer. ¿la luz, el gas, la calefacción, la ropa, la vivienda?

Nos lo pintan como una crisis, de la cual saldremos, pero yo lo veo como el enriquicimiento del que manda y de sus amiguetes, y la deshumanización que estamos viviendo en estos tiempos.

Más que en el siglo XXI, aquello parecía una época de la prehistoria, en que varias personas llenas de necesidades, se encuentran rebuscando en la basura intentando encontrar el sustento del día.


Yo lo veo como un problema real, con el que hay que actuar ya, que no se puede dejar pasar, y sobretodo de lo más importante que hay que solucionar ahora mismo.


Y señores, es para plantearse que falla en todo esto cuando se llega al límite de la desesperación y la humillación para poder comer.

Para mi, este tema rebasa toda explicación racional. No hay nada que justifique esta situación ni este problema. Pero yo soy humano y no político.

Yo lo veo como un problema real, con el que hay que actuar ya, que no se puede dejar pasar, y sobretodo de lo más importante que hay que solucionar ahora mismo. Pero lo dicho, soy humano, ignorante, tonto.

No soy político que está por encima de todo, y que considera que lo más importante es dedicar el dinero para que bancos y cajas que han robado sin pudor y sin vergüenza se recuperen. Para que todos aquellos que provocaron esta situación salgan indemnes, sin condena, disfrutando de todo lo adquirido, estafado, disfrutando, ellos sí, de todo lo que hay en el centro comercial con la máxima calidad, y que el resto se conforme rebuscando en la basura lo que ellos no quieren.

Lamentable.


¿Este es el modelo de país y de sociedad que queremos?


Ellos mismos se delatan, negando la evidencia, diciendo que nos recuperamos cuando la gente esta pasando más hambre que nunca, más penurias que nunca.

Cuando los colegios no hacen más que denunciar casos de niños con desnutrición, que no comen, y que tampoco se pueden quedar en el comedor porque los padres no pueden costearlo. Que no comen los alimentos básicos para su edad.

Tiene que ser muy duro ver a tu hijo o hija por las mañanas, y no poder darle ni un mendrugo de pan, a expensas de lo que den los del centro comercial por la noche.


Desde aquí mi máximo reconocimiento por su valentía, por su aguante, y sobretodo por las agallas que le echan esta gente para sobrevivir día a día.


¿Este es el modelo de país y de sociedad que queremos?

¿Vamos a seguir con la filosofía de ande yo caliente ríase la gente y girando la cara ante la realidad?

Como dice el siempre inteligente refranero español, un grano no hace granero, pero ayuda al compañero. Creo que ya es hora de exigir que se revierta esta situación, y que los que mandan se preocupen más por la gente de a pie, en vez de asegurarse un puesto vitalicio con un sueldo nada desdeñable cuando salgan de la poltrona del poder.

Desde aquí mi máximo reconocimiento por su valentía, por su aguante, y sobretodo por las agallas que le echan esta gente para sobrevivir día a día.

Mi máximo respeto por todos ellos y ellas, y solo desear que todo lo que habéis sufrido, se revierta un día en felicidad, toda la felicidad que os merecéis con todo lo que habéis pasado.

Posverdad a discreción para convertirnos en perfectos gilipollas

El inmenso poder de la religión

Las rebajas, ese apetitoso manjar de temporada

No hay comentarios

Dejar respuesta