Plataformas de defensa del ciudadano (y del consumidor)

Quizás estemos viendo el vaso medio vacío. Quizás, cuando sucede alguna injusticia que hiere nuestra seguridad en el mundo, nos centramos demasiado en el letrero luminoso de la desgracia y poco en el edificio.

A menudo olvidamos que la queja es sólo el principio y que ésta se pierde en el cajón de las buenas intenciones si no hacemos nada.

Con la intención de revisar nuestras conciencias, quiero mostrar una serie de plataformas que se están preocupando para que éste sea un mundo más justo y equilibrado. Porque conviene recordar que también hay mucho movimiento a favor de la sensatez.

Plataformas contra el abuso de grandes empresas

Carcrash.es. Esta plataforma de abogados se dedica a reclamar a las aseguradoras las indemnizaciones correspondientes. No es algo muy sabido, pero sí muy habitual que las compañías de seguro no abonen todo lo que corresponde por ley.

Antonio Moreno es un jubilado sevillano que lleva décadas luchando contra las estafas que practican las grandes compañías de la luz. Lleva más de 500 millones recuperados para los ciudadanos gracias a su web.

Change.org es una plataforma donde el propio ciudadano es quien inicia una recogida de firmas para lograr un cambio efectivo. Hay más, pero posiblemente Change.org es la que mejor esté funcionando.

Plataformas de defensa de la mujer

Fundación Ana Bella. Se dedica a ayudar a las mujeres que han sufrido a un maltratador y han sobrevivido. No sólo hacen una lucha activa contra la violencia contra la mujer, sino que intentan recuperar su autoestima y presencia en el mundo.

Asociación de Mujeres Empresarias de Madrid. La igualdad de oportunidades también se combate en el área económica y el seno de las empresas. ASEME lucha para que la presencia de mujeres en la empresa sea total.

Mujeres en igualdad lucha por “la defensa de las libertades, los derechos y los intereses de las mujeres en todos los ámbitos”. En su agenda, realizan además varias acciones cada mes para mejorar la visibilización de la mujer.

Asociación Española de Investigación de Historia de las Mujeres. Luchan no sólo por rescatar a insignes mujeres del olvido de la historia, sino por favorecer una perspectiva de género en la actual configuración histórica.

Plataformas de defensa de los derechos en internet

Electronic Frontier Foundation es una organización que habría que considerar global. Desde 1990 lucha por mejorar la privacidad del usuario y el acceso a internet de una forma equitativa.

Fight for the Future ha luchado activamente contra la SOPA (el Acta que vulneraba la privacidad de los usuarios) e impulsado la neutralidad de la red como un derecho humano fundamental.

Plataformas de defensa del Consumidor

FACUA – Consumidores en Acción es una de las plataformas más conocidas de defensa del consumidor. Entre otras muchas acciones, se preocupan de analizar el precio de los bienes básicos y su repercusión en la vida del ciudadano.

Organización de Consumidores u OCU, multidisciplinares, luchan por evitar abusos económicos y legales. Uno de sus últimos logros ha consistido en que las compañías de alquiler de coche sean más transparentes en sus condiciones.

Blog de Sindinero. Aunque no es una plataforma al uso, el blog de sindinero.org ofrece tutoriales y consejos para poder vivir con una menor dependencia del dinero y evitar un impacto medioambiental.

Plataformas de defensa del Medio Ambiente

Cerramos la lista con dos de las ONG’s más importantes en materia ambiental que operan en España.

WWF Adena, cuya mayor acción se centra en preservar la diversidad y riqueza del Doñana, es uno de los principales actores en la lucha contra el cambio climático y la preservación de la flora y fauna de las regiones.

Greenpeace. Pionera en la lucha contra el cambio climático, lleva décadas denunciando a lo largo y ancho del mundo el abuso de grandes corporaciones y gobiernos civiles que no cumplen con los principios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

Por supuesto, hay muchas otras asociaciones y plataformas que pretenden defender al ciudadano en sus múltiples facetas: cultural, social, económico, civil y laboral. La lista podría ser interminable.

Como consumidores o en nuestra vida pública, tendemos a sentirnos impotentes frente a los agravios de terceros. Vivimos en una sociedad que delega estas responsabilidades en políticos y a veces les concedemos un poder que no manejan bien.

El asociacionismo ha sido y seguirá siendo una de las alternativas a la organización social y defensa de los derechos. Participar, simpatizar, difundir, apoyar o votar las decisiones internas son acciones sencillas, que no tienen por qué quitarnos demasiado tiempo y que, realmente, puede tener un impacto positivo en la sociedad.

Lo que seguro que no traerá beneficios es bajar los brazos.

No hay comentarios

Dejar respuesta