MiniCrítica de Morgan

Cuando eras pequeño y veías algo en el escaparate de una juguetería que te llamaba mucho la atención, soltabas un “papi porfi ¿me lo compras?” y según te hubieras portado hasta ese preciso momento, te caía el juguete… o un buen tortazo.
En casa de Ridley Scott ocurrió algo parecído hace unos meses :
Era noche de peli y pizza en familia y se dispusieron a ver la maravillosa “Ex Machina “ . Al terminar de verla, su hijo Luke Scott se acercó y poniendo ojos de cordero degollado le dijo “Papi porfi ¿me ayudas a hacer una peli así?”

Y así nació “Morgan” .

——-No cruzar esta línea. Cuidado con el Perro que suelta Spoilers———

La historia de Morgan corre demasiado paralela a lo que ya vimos en la cinta de Alex Garland.
Unos científicos en un laboratorio muy escondido en mitad de un bosque han conseguido crear vida artificial, algo así como un híbrido humano-sintético, pero que, tras un incidente, la compañía envía a la agente de riesgos Lee Weathers (Kate Mara) a valorar si el “producto” aún es viable o debe ser cancelado.

Suena demasiado la historia. Pero la diferencia aquí es que los diálogos no son tan poderosos como en Ex Machina. Se intenta un desarrollo de personajes, tanto de los científicos que conviven desde hace 5 años en esas instalaciones, como de Lee Whethers o Morgan….pero no lo consigue.

Morgan es una muchacha adolescente, frágil en apariencia que fue creada hace 5 años. En ese tiempo se ha desarrollado tanto física como mentalmente a una velocidad fuera de lo normal y comienza a mostrar incluso, algunas habilidades psíquicas.
El único momento en el que el guión trata de que empaticemos con ella es durante la genial escena del interrogatorio, con el gran Paul Giamati.

Es uno de los escasos momentos en los que podemos llegar a sentir algo de ternura hacía Morgan.
Pero todos esos intentos de darle a la cinta una profundidad similar a la alcanzada en Ex Machina terminan siempre en el camino del convencionalismo mas simple : convertirla en una amenaza genérica sin pretenciones.

Alicia Vikander con su “Ava” nos transmitía un deseo de libertad, de experimentar cosas nuevas que hasta el momento se le habían privado y no entendía por qué. Morgan ( Anya Taylor-Joy ) al no saber qué quiere realmente o cuáles son sus motivaciones, limita mucho el recorrido de la cinta, obligándola a caer en un climax demasiado previsible.

Quizá sea ese el mayor de los problemas de Morgan. Su previsibilidad.

No es una mala película, al contrario ; funciona perfectamente como producto de entretenimiento con un nivel de calidad general medio-alto, pero que no sabe esconder bien sus sorpresas y eso te hace estar viendo la película con la sensación de estar sufriendo un deja-vu de casi 93 minutos

Lo más destacado sin duda, es el papel del debutante Luke Scott en la dirección. Apoyado en un correcto nivel de actuación de todos los personajes, y con una fotografía muy efectista, el hijo de Ridley Scott hace gala de muchos recursos narrativos, que encuentran su apogeo en una brillante pelea rodada de forma magistral.

A modo de conclusión, comentar que la película simboliza un gran comienzo para este director y que habrá que estar muy atento a sus siguientes proyectos. Ojalá las siguientes historias que nos cuente, dispongan de mejores guiones…

Lo Mejor : La escena del interrogatorio, la pelea y la fotografía en exteriores.

Lo Peor : Demasiados paralelismos con Ex Machina y su escasa habilidad para ocultarnos sorpresas.

@the_morwen

No hay comentarios

Dejar respuesta