Los juguetes

Los juguetes, esos fieles amigos que nos acompañan desde nuestro nacimiento, con los que compartimos nuestra infancia y a través de los que nos adentramos en la adolescencia. Estos importantes elementos poseen un gran impacto en la vida emocional y social de los niños ya que, a partir de ellos, estos aprenderán a interactuar con el mundo ante distintas situaciones.

Cada generación opina que su época es la mejor, y yo no me considero una excepción. Creo que los juguetes de los años 80 y 90 fomentaban la relación con otros niños y te invitaban a interactuar con el medio ambiente. En estos años predominaban los juguetes que fomentaban la creatividad, la imaginación y alimentaban la inteligencia, algo que en los días que corren no ocurre. Ahora predominan los juegos donde aparece la muerte y la violencia de una forma grotesca, además de acortar capacidades como la intuición o el ingenio. En la actualidad, el grado sofisticación y complejidad de los juguetes anula en muchas ocasiones la posibilidad de los niños de relacionarse entre sí, a diferencia del juguete antiguo o tradicional. Muy a menudo el desafío que plantean estos juguetes modernos tiene lugar con el niño frente al propio producto, el juguete se presenta de manera individualista y sin necesidad de nadie más. Pese a ser juguetes más complejos, requieren un menor esfuerzo intelectual, llegando al punto en muchas ocasiones de ser más adictivos.

Cuando era niña tenía una enorme curiosidad por los juguetes que favorecían la memoria, uno que recuerdo con bastante emoción era el famoso Simón. Mi amigo Simón es considerado hoy día unos de los juguetes más representativos del siglo XX, combinaba un sistema de reflejos y memorización.

Tampoco podemos olvidar cuando jugábamos a ser mamás con nuestros Cocolín o nuestas nancys y barbies, éramos médicos (Operación), hacíamos magia (Magia Borrás), soñábamos con parecernos a nuestros héroes favoritos (Gi Joe o Tortugas Ninja), nos gustaban las carreras (MicroMachines) o bailábamos las peonzas y canicas.

Juegos que nos traen tiernos recuerdos de momentos y risas compartidos con amigos de nuestra infancia y que nos gustaría que algún día volvieran a aparecer en el mercado.

No hay comentarios

Dejar respuesta