Los estibadores españoles, en lucha

Madrid, 8 feb (Sputnik).- La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar anunció este miércoles que los estibadores españoles irán a la huelga en todos los puertos del país para protestar por la reforma del sector portuario planteada por el Ministerio de Fomento.

“Todos los puertos españoles pararán, en horas y días alternos, del 20 al 25 de febrero, pero podrá ampliarse si no se llegara a un acuerdo”, comunicó la coordinadora.

Según explicaron los estibadores, el Ministerio de Fomento irrumpió “de forma abrupta” en el proceso de negociación con la patronal sobre la reforma de la Ley que regula su actividad, que debe ser modificada a petición del Tribunal de Luxemburgo.

La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar denuncia que el Gobierno prepara “un decreto que pretende extinguirles su trabajo”, lo que dinamita su capacidad de negociación frente a la patronal, la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco).

“Uno de los logros de la estrategia ministerial ha sido la de haber dinamitado el consenso, de tal modo que Anesco, como asociación, no ha ratificado el preacuerdo con los estibadores”, denunció la plataforma.

Según expusieron los estibadores, con la propuesta de Fomento, los contratos indefinidos de la totalidad de estibadores portuarios “se convierten en puestos de trabajo precarios pendientes de contratación por las empresas estibadoras”.

Además, los trabajadores portuarios consideran que el planteamiento del Ministerio abre la puerta al “despido generalizado” porque las empresas podrán “sustituir libremente” a un 25 por ciento de la plantilla en el primer año tras la entrada en vigor de la nueva Ley, a un 50 por ciento en el segundo y a un 75 por ciento en el tercero.

“A la finalización del indicado periodo, los trabajadores no contratados “ex novo” serán despedidos colectivamente”, detalló la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar a través de un comunicado.

Todos estas cuestiones, prosiguió la plataforma, no se derivan “en modo alguno” de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo, si no que son producto de “una opción política que profundiza en la precariedad y desregulación laboral”.

“En los puertos, los trabajadores no podrán negociar libremente las condiciones de trabajo” y “tendrán que luchar con un brazo atado a la espalda”, resumieron los representantes de los estibadores para justificar su decisión de ir a la huelga.

A pesar de los paros, los estibadores aseguran “estar dispuestos a mantener el diálogo abierto”, aunque advierten que “no aceptarán una imposición que los condena a muerte”.

No hay comentarios

Dejar respuesta