Los datos del paro

Hemos llegado a Abril. Y han salido los nuevos datos del paro y las estadísticas de ocupación. Parece ser, según todas las estadísticas, que se ha producido una bajada del paro en 16.620 personas, un dato y un número que se podría considerar como una excelente noticia, y podría llevar a un optimismo respecto a la recuperación de la economía de este maltrecho país.

Pero me pongo a pensar, a reflexionar, a intentar mirar un poco más allá de lo que me quieren vender, y sinceramente, me convierto más bien en pesimista. Resulta que apenas un 10 % de los contratos generados,  son de carácter indefinido. El resto de contratos vienen a ser temporales, jornadas a tiempo parcial y toda esa clase de contratos que solo benefician a una persona, al empresario.


“no me parece que estos datos del paro sean para alardear tanto como se está haciendo.”


Es tiempo de elecciones, elecciones europeas, en las cuales, para intentar asomar un poco la cabeza por la poltrona del poder, se necesitan proclamar datos (entre otros datos del paro) que permitan dar algún argumento de porqué la gente debería votar a aquellos que dicen que esos datos son buenos, pero la realidad la veo muy diferente. En un país en que el salario mínimo es de 5,3 euros la hora, en el que para acceder a un puesto de trabajo se necesita tener unos estudios y una titulación para trabajos específicos y cualificados, no me parece que estos datos del paro sean para alardear tanto como se está haciendo.


Es muy triste conocer a gente que esta titulada en psicología, periodismo, arquitectura y un sinfín de profesiones cualificadas, y que se tienen que conformar con unos trabajos y unos salarios paupérrimos para todo el esfuerzo que han dedicado en su vida.”


Los contratos de este país son auténtica basura, se está rozando la explotación, tener una formación en cualquier ámbito no asegura ni proporciona absolutamente nada, y todavía hay gente que celebra estos datos y que intenta venderlos como si fuera la panacea a todos los problemas de este país. Señores, no quieran vender cortinas de humo, no quieran tapar sus casos de corrupción, que afecta a todos, no quieran esconder sus cuentas en suiza, no quieran barrer debajo de la alfombra su incompetencia con unos cuantos puestos de trabajo lamentables.

En los últimos tiempos, cada vez que la patronal celebra algún dato o decisión, estoy más convencido que va a ser algo que va a hundir todavía más al trabajador. La situación es lamentable, y ustedes no solucionan nada, sino que solo alardean  cuando se acercan elecciones.


“Reconozcan que son unos ineptos, que a pesar de tener más de cinco millones de parados, son incapaces de crear más empleo”


Es muy triste conocer a gente que esta titulada en psicología, periodismo, arquitectura y un sinfín de profesiones cualificadas, y que se tienen que conformar con unos trabajos y unos salarios paupérrimos para todo el esfuerzo que han dedicado en su vida. Y gente totalmente cualificada para trabajos determinados, que no tienen acceso a ningún trabajo por cuestiones de edad, o incluso por motivos familiares. Han realizado muchas reformas, pero solo para crear más miseria, explotación, humillación a todos los trabajadores e incluso diría que han llegado a insultar la inteligencia de todos.

Se han aprovechado vilmente de la situación y la necesidad de muchos españoles, e incluso los ha llegado a marginar quitándole aquellos derechos que por haber nacido en este país tienen, como es la sanidad, por salir fuera de este país de ladrones y víboras para poder trabajar y buscarse el pan. No celebren por favor los datos del paro, no alardeen por favor los datos del paro. Tengan un poco de dignidad, reconozcan que esos datos no son todo lo buenos que ustedes celebran, porque es penoso que encontrar un triste trabajo le quite el sueño a millones de personas.

Reconozcan que son unos ineptos, que a pesar de tener más de cinco millones de parados, son incapaces de crear más empleo a pesar de que hagan las reformas que hagan, que no saben gobernar, que no saben dirigir. Es triste estar gobernados por incompetentes, pero aún es más triste que esos incompetentes se rían en tu cara, y te intenten vender euros a cinco céntimos

¿Para qué les pagamos el sueldo?

España, el país de la fiesta barata

Compartir
Artículo anteriorAsí dijo Maduro ayer
Artículo siguienteCaída estrepitosa
Rubén P.

Pensar y reflexionar debería ser una obligación en esta sociedad. Creerse todo sin plantearse “por qué” es un error. Vivimos en una constante manipulación, en la que las medias verdades es el pan de cada día. De uno mismo depende creer o crearse.
Comparto contenido que creo interesante en Facebook, debato en Twitter, opino libremente en Liverdades

No hay comentarios

Dejar respuesta