Las ocultas intenciones de Pedro Sánchez
Fuente: http://www.huffingtonpost.es/ EFE/Paco Campos

Dando vueltas al argumentario de Pedro Sánchez respecto del supuesto bloqueo, o pinza de Podemos posterior a la convocatoria de elecciones del 20D yo me preguntaba cómo se puede ser tan obtuso en la presentación de tus razones para rebatir la posibilidad de crear gobierno y no morir en el intento.

Buscando razones no esgrimidas en público me llevan a la terrible conclusión de lo que tan fácil se deduce en su finalidad, pero no tanto en su procedimiento.

El PSOE sabe a ciencia cierta que no va a ganar las elecciones. Ahora, sabe que la alianza de izquierdas Podemos/IU-UP está convenciendo a gran parte de la población de que las políticas presentes no van tanto en la dirección de Izquierdas/Derechas sino en el arriba y abajo de la sociedad, en el auxilio de ésta, recuperando la manifiesta destrucción de las clases medias, principal sustento en votos de la formación “socialista” hasta ahora.

En cualquier caso, se intuye una maniobra no reconocida públicamente y que de seguro restaría votos por la encrucijada en la que se encuentra PSOE, alcanzar ser el segundo de abordo en un gobierno futuro en lo que ha venido a llamarse “La gran coalición”.

Tal maniobra es lo que se intenta ocultar, lo que con perspectiva de futuro resultará de las elecciones del 26J: la imposibilidad de crear gobierno unilateralmente. Si nos trasladamos en el tiempo a lo que a todas luces es un insulto a la inteligencia, plantear que, después de coaligarse con una formación “no afín” e imponer una serie de medidas maquilladas de regeneración política y social en la reunión a tres celebrada el 7 de Abril, se atrevan a echar la culpa del desencuentro, precisamente, a quien está proponiendo, haciendo presidente de gobierno a Pedro Sánchez, la posibilidad real de cambiar definitivamente el modo de gobernar de los últimos 4 años, inventándose un esperpento que no se creen ni ellos, salvadas las distancias del tan manido “derecho a decidir”.

Con estos mimbres, no es difícil deducir que PSOE está en medio de una entelequia que no puede reconocer abiertamente, que es tomar parte de un potencial gobierno de PP, en principio sin Rajoy como presidente, aunque pueda cambiar con naturalidad llegado el momento, y atender la imposición de quien realmente dirige el partido: Susana, Barones, Dinosaurios y bases, no necesariamente en este orden, firmes defensores de la imposibilidad de formar gobierno con la “izquierda radical”.

Parece más bien que en una batalla de poder interno de partido se ha propuesto al actual líder continuar en el puesto si antepone a la propia ideología natural del partido (No olvidemos a qué responde su acrónimo) la dirección de sus propuestas electorales, y dependiendo de los resultados del 26J valorarán si el peón Sánchez puede ser, o no, el instrumento de poder oculto de la formación, o se requerirá cambiar el liderazgo del partido, el mismo que no les permite reconocer sin ambages que las verdaderas intenciones van escamoteadas y muy por debajo del: ¡Salimos a ganar! que nos quieren vender.

No hay comentarios

Dejar respuesta