Las contracciones

¿Qué son las contracciones?

Las contracciones se definen como un fenómeno fisiológico, que se debe a una convertibilidad involuntaria de las células musculares del útero.

¿Qué es lo que provoca las contracciones?

Las suelen provocar una hormona producida por la hipófisis, la oxitocina, que se mantiene activa durante el embarazo, pero cuyos niveles aumentan de forma especial en el momento de la dilatación, cuando las contracciones se intensifican para permitir el acortamiento y la dilatación del cuello del útero.

Pero nosotras las mujeres, que aun no hemos sido madres, y estamos a punto de convertirnos, tenemos curiosidad por saber,  ¿Qué ocurre en la fase del postparto debido a las contracciones?

En esta fase las contracciones son fundamentales para reducir las pérdidas de sangre durante la expulsión de la placenta y favorecer que el útero recupere, poco a poco, el tamaño anterior al embarazo.

También sería bueno saber, que existe un significado para estas contracciones, y para ello, nos preguntaremos, ¿cuál es el significado de las contracciones trimestre a trimestre?

En el primer trimestre

En las primeras semanas de embarazo, las contracciones pueden considerarse fisiológicas, siempre y cuando se manifiesten solo de forma leve y ocasional.

El útero empieza a expandirse para acoger al embrión y las estructuras musculares se distienden para dejar espacio a una vida nueva.

Pero la pregunta de las mujeres embarazadas sería, ¿Qué ocurre en este período?

En este período, las contracciones suelen producirse en los días, es decir, cuando se habría tenido la menstruación, (de hecho, se pueden presentar algunas pérdidas de sangre), o bien como consecuencia de un esfuerzo físico.

En el segundo trimestre

En este período las contracciones esporádicas, también suelen manifestarse, entre las 12 o 26 semanas de embarazo.

Este malestar se localiza en la parte baja del abdomen, es decir alrededor del ombligo, puesto que en torno a las 25 o 26 semanas, el útero asciende, hasta situarse a la altura del ombligo.

Si las contracciones son ocasionales, entran dentro de la actividad uterina normal, y no deben considerarse patológicas.

A veces, pueden estar relacionadas con los movimientos fetales, que empiezan a notase a partir de las 20 o 22 semanas, y cuyo reflejo puede estimular la actividad contráctil.

Sin embargo se trata de contracciones dolorosas, que la futura mamá, percibe incluso favorablemente, dado que indican la presencia del bebé.

En el tercer trimestre

En esta fase, las contracciones pueden manifestarse fisiológicamente hasta cuatro o cinco veces al día, pero su duración es más bien breve, de entre siete y diez segundos.

Además no son dolorosas, sinó que se suelen percibir como un estiramiento del abdomen.

A partir de las 37 semanas, la actividad contráctil uterina se hace más frecuente, tanto, que también puede presentarse cuando la mujer está en reposo.

Son contracciones preparatorias importantes, ya que tienen la función de provocar las primeras modificaciones del cuello del útero de cara al inicio de la dilatación.

Se pueden notar incluso diez días, pero en general solo molestan un poco.

Pero si estas contracciones aún no indican el parto, entonces, la teoría sería, ¿Cuáles son las contracciones que indican el parto?

Empezamos con una dilatación precedida en la fase prodrómica, durante la cual se puede manifestar :

Para esta fase existen tres tipos de señales

1º La primera puede ser la eliminación del tapón mucoso, es decir una sustancia gelatinosa situada en el interior del canal vaginal que aísla el ambiente uterino.

2º La segunda es la rotura de la bolsa de aguas, que contiene el liquido amniótico.

3º La tercera consiste precisamente, en las contracciones, que empiezan a aumentar progresivamente, tanto en intensidad como frecuencia.

Después del parto

¿Cuáles son las contracciones después de esta fase?

En los días posteriores al parto, estas contracciones se definen con múltiples funciones, es decir, el útero vuelve a las contracciones anteriores a la gestación, eliminando restos de membranas y otro material biológico procedente de la zona uterina.

Consejo

Tenemos que prestar especial atención si las contracciones son molestas, es decir similares a un dolor menstrual.

Este dolor se produce en la zona baja del vientre y están acompañadas de pérdidas de sangre más o menos abundantes.

En este caso sería bueno someterse a una exploración médica de forma inmediata.

Pero debemos seguir teniendo cuidado si las contracciones están acompañadas de dolor y se notan a intervalos regulares, en este caso se aconseja acudir cuanto antes al ginecólogo.

Si las contracciones se manifestaran durante los nueve meses, ¿Sería bueno que tomáramos fármacos para reducirlas?

Solo si el ginecólogo, detecta que existe una amenaza real de aborto o un riesgo de parto prematuro.

En este caso se aconseja a la futura madre, reposo absoluto.

También se aconseja la baja laboral, y la administración de fármacos, que reducen la actividad contráctil del útero.

En este caso, la futura madre suele ser ingresada en el hospital, donde se le aconseja someterse a controles y a tratamientos específicos.

No hay comentarios

Dejar respuesta