La vacunación de mi mascota

¿Por qué debo vacunar a mi mascota?.

Por las vacunas, disminuyen el riesgo de adquirir determinadas enfermedades, y, por tanto, permiten que la mascota, disfrute de una vida más larga y saludable.

¿Cuándo es fundamental vacunar a nuestra mascota?.

Lo más recomendable sería vacunar a nuestro cachorro, cuando se  agote el efecto del calostro.

Durante sus primeras semanas de vida, los cachorros reciben anticuerpos a través de la leche materna, que les permite, luchar contra diversas enfermedades.

¿Qué pasa después de este período?.

Después de haberle puesto la primera vacuna, es el veterinario, el que debe continuar proporcionando, la protección a través de las vacunas.

En caso que nuestra mascota sea un perro, ¿Cuándo se debe vacunar?.

En los perros, la primera vacuna se debe administrar entre las 6 y las 12 primeras semanas de vida, que es cuando empieza a disminuir la inmunidad del cachorro.

Debemos ser cocientes que una vez que hayamos vacunado a nuestro perro se debe repetir una vez al mes, hasta que el perro, alcance los 4 meses de edad.

¿Qué ocurre cuando el perro pasa de los cuatro meses?.

Muchos creemos, que después de que nuestro perro, pase de esta edad, no es necesario continuar con la vacuna.

Pero sí, debemos seguir con la administración de la vacuna, pero se debe administrar a intervalos regulares el resto de su vida.

Ahora el periodo de protección, variará en función de la vacuna.

Pero será el veterinario, el que establezca el calendario de la vacunación.

¿Cómo funciona la vacuna en el animal?.

Como las vacunas contienen pequeñas cantidades de organismos patógenos muertos o modificados, que cuando entran en el organismo, estimulan el sistema inmunitario de la mascota, para que genere anticuerpos, que le protejan frente a la enfermedad.

¿Tiene efectos secundarios?

Algunos animales pueden tener algo de fiebre o dolores musculares, tras la administración de una vacuna.

Incluso pueden perder el apetito o dormir más de lo habitual.

Sin embargo, al cabo de uno o dos días, todos los síntomas se revierten, es decir desaparecen.

Muy importante

1º Las vacunas administradas a cachorros muy jóvenes, es decir menos de seis semanas, en pacientes débiles o con el sistema inmunitario comprometido, pueden ser ineficaces.

Esto sería en el caso de un cachorro hurón.

2º Los cachorros no deben entrar en contacto con otros perros o salir a la calle hasta que hayan pasado 1 o 2 semanas de la segunda vacuna, para evitar posibles infecciones.

3º La presencia de parásitos intestinales, pueden disminuir la eficacia de la vacuna, por lo que hay que desparasitar al animal antes de administrarla.

Pero si nuestra mascota en vez de un perro, fuera un gato, ¿ Es necesario vacunarlo aunque no salga de casa?

No importa que no se mueva del hogar, el gato no está libre de peligro: El propietario puede introducir agentes infecciosos en casa a través del calzado o la ropa, e incluso el mismo gato, puede ser portador de bacterias en un organismo que, frente a una reducción de las defensas, pueden desencadenar una infección.

En el caso de los gatos, ¿ Cuando se deben vacunar?

Por lo general la inmunidad del gato, empieza a reducirse a las nueve semanas de vida, momento en el que se deben iniciar las vacunaciones. Al igual que sucede con el perro, que se debe repetir  tres o cuatro semanas, después , será el veterinario, el que establecerá el calendario de la vacunación más adecuada en cada caso.

Vacunas recomendadas

El calendario vacunar se debe basar en la edad del animal, raza, estilo de vida, la localización geográfica o la duración de la inmunidad, entre otros factores, por ejemplo:

Perros:

1º Moquillo

2ª Hepatitis infecciosa

3º Parvo-virus

4ª Rabia

5ª Le_tos pirosis

Gatos:

1ª Pan len_leucopenia

2ª Leucemia

3Peritonitis infecciosa felina

Consejo

Debemos tener en cuenta una serie de factores a desarrollar, como una correcta alimentación y unas condiciones sanitarias adecuadas, pero la vacuna es la mejor defensa contra ciertas enfermedades de las mascotas.

No olvidemos iniciar la vacuna a la seis o doces semanas de vida, en caso de perros.

Pero si por el contrario son gatos, iniciar la vacunación en las nueve semanas de vida.

Legislación

La legislación establece, que es obligatorio vacunar contra la rabia a perros, gatos y hurones.

Al cabo de un mes se ha de repetir la vacuna, y después cada año, durante toda la vida del animal.

Pero también, estaría bien, llevar a nuestra mascota al veterinario, puesto que será él, quien deberá autorizar:

-Comprobar la identificación y el registro del animal.

-Cumplimentar la correspondiente cartilla sanitaria.

-Indicar la actuación en las fichas clínicas, que cada animal, identificado, tiene abiertas en el registro Andaluz de la identificación Animal.

No hay comentarios

Dejar respuesta