La pobreza infantil

Europa está en crisis. Tanto económica como social. Quizá la económica tiene solución, más tarde o más temprano, con la solución de algún iluminado de los que mandan por el viejo continente, o con la explotación de los que han sufrido con más crudeza el azote de esta supuesta crisis. Pero lo más preocupante para mi, es la crisis social en la que vivimos y sobretodo la pobreza infantil. Algo está pasando en el viejo continente, para que 27 millones de menores estén al borde de la pobreza.


“Nosotros, a la vanguardia Europea y “en plena recuperación”, tenemos la tasa mayor de toda Europa solo superados por Rumanía. Escalofriante y lamentable.”


Los datos que aporta  Save the Children en el informe POBREZA INFANTIL, esta cifra de menores en riesgo de exclusión ha aumentado en un millón. Este informe aporta más datos, que no tienen desperdicio; un 20,8% de la población menor en la Unión Europea, y un 29,9% en España viven ajo el umbral de la pobreza.

Nosotros, a la vanguardia Europea y “en plena recuperación”, tenemos la tasa mayor de toda Europa solo superados por Rumanía. Escalofriante y lamentable.

En pleno siglo XXI, el siglo de la tecnología, las redes sociales, la información y la conexión a nivel mundial ¿qué le pasa a esta sociedad para permitir estos escalofriantes datos y tan alarmante pobreza infantil?. Y lo que es peor, ¿cómo son capaces nuestros gobernantes de permitir semejantes datos, en un mundo en el que se proclama la protección social?.

Por mucha crisis que haya, jamás, y digo jamás, se debería permitir que un menor fuera el que pagara los platos de los errores de sus mayores y de sus gobernantes. ¿Hasta qué punto de insensibilización estamos llegando?.


“Es lamentable que estén recortando en educación, cuando ahora mismo sería la válvula de escape para que estos niños pudieran tener unos estudios adecuados y una alimentación con los comedores digna.”


Lo mejor de todo esto viene en España, y sobretodo con la fauna y variedad de ministros que tenemos en nuestro querido país. Y el mejor de todos ellos, sin duda, es el señor Montoro.

Son conocidas sus salidas de tono y sus constantes contestaciones que no hacen honor a toda la verdad, y la última fue que el informe que presentó Cáritas no era real. Pues mire, parece ser que tenía su parte de razón, por no decir que Cáritas tenía toda la razón.

A mi personalmente, me gustaría que también saliera a criticar y a echar por tierra el informe de Save the Children sobre pobreza infantil, aunque no creo que esté mucho por la labor. Es increíble que unos mandatarios que anuncian a bombo y platillo la salida de la crisis, y que la famosa marca España está en auge, nieguen la evidencia y hagan oídos sordos y giren la cabeza ante los datos que se presentan.


“DEJEN DE RECORTAR y encárguense de proteger a los niños solventando la pobreza infantil.”


Señores, por favor, pongan remedio a esto. Hagan su trabajo que es velar por el ciudadano y sobretodo por todos los menores que están sufriendo por el simple hecho de haber venido al mundo.

Dejen de rescatar bancos, que son la lacra de este país y una parte de los responsables que estos menores estén sin techo por culpa de sus deshaucios, dejen de pagar autopistas inútiles que construyeron sus amiguetes y con las que todos se llenaron los bolsillos, no permitan que las energéticas jueguen con los precios como quieran, engrosando cada vez más la factura, porque cuando una persona y sobretodo un niño, no tiene que llevarse a la boca, es porque anteriormente ya se ha dejado de pagar todo lo demás, y dejen de comportarse beneficiando a sus amiguetes para poder tener un puesto fijo y con un buen sueldo cuando acaben la legislatura.

Es lamentable que estén recortando en educación, cuando ahora mismo sería la válvula de escape para que estos niños pudieran tener unos estudios adecuados y una alimentación con los comedores digna.

En definitiva, DEJEN DE RECORTAR y encárguense de proteger a los niños solventando la pobreza infantil.

Porque los menores son el espejo del alma de un país. Y todo el mundo está viendo que España tiene un alma pobre, sin capacidad ni de alimentar a sus pequeños y sometiendo a la pobreza a cualquiera, sin distinción de edad, raza, procedencia o estudios. Creo que es lo único en lo que este país empezamos a ser iguales y sin discriminación. En la pobreza. Tanto material como espiritual.

¿Ser solidarios o caritativos? He ahí la cuestión

No hay comentarios

Dejar respuesta