¿Intento de guerra mundial?

El juego de tronos sigue en Europa. Estamos padeciendo una de las crisis más importantes de la historia, donde nadie es capaz de levantar cabeza. Por mucho que digan los países siguen con problemas, superando los márgenes de déficit, con unos bancos ruinosos en muchas ocasiones, sin crédito, y las clases ricas y empresarias solicitando más recortes en salarios y aumentos de jornadas laborales sino se van a países donde se hace la vista gorda con la explotación.


¿qué aportaría una guerra mundial?.


Una situación que por mucho que insistan es oscura, no se acaba de salir del pozo, donde la población es cada vez más vieja, donde se están auditando bancos, donde se les está dando todas las ventajas fiscales posibles para que sigan dando crédito el cual niegan, y el último exponente de esta situación es Francia, donde uno de los principales motores y uno de los más influyentes países de la vieja Europa ha entrado en la dinámica de recortes sin fin para intentar equilibrar su economía. Resumiendo, la situación de la mayoría de los países es un desastre, con una elevada cifra de paro, y un gasto social muy elevado.

También, por mucho que intenten negarlo, el gráfico evolutivo de la crisis actual, cada vez se asemeja más al crack del 29, de infausto recuerdo. ¿Y cuál fue la solución, la salida? efectivamente, una guerra mundial a gran escala.

Hasta la fecha, este era un tema que se hablaba en petit comité. Pero Ucrania ha hecho saltar la liebre. Un tema delicado, y que nadie quiere recordar, pero siendo fríos, ¿qué aportaría una guerra mundial?.

Aportaría claramente dos elementos: muerte y destrucción. Muerte para acelerar la selección natural, y acabar primero con el más débil. Con lo cual, es lógico pensar que una gran parte, por no decir casi toda la población anciana y la población dependiente desaparecería, lo que implicaría la desaparición del gasto social que dedica los países a tal efecto. Y por otro lado, destrucción. La destrucción implica construcción, así que si sumamos por un lado la disminución de población que produce una guerra, más la necesidad de mano de obra , se produce una elevada ocupación, es decir, más ingresos y menos gastos.

Por último, la maquinaria de guerra necesaria también genera más puestos de trabajo, tanto textil como industrial, los bancos ceden dinero a países que después recuperaran, y así todos contentos.

Hoy en día es lógico pensar que era muy complicado generar una guerra mundial, debido a la información que hay, a las nuevas tecnologías y al conocimiento adquirido con la historia, pero ¿tan complicado es?. Es muy curioso que justamente en el momento que Ucrania está a punto de entrar a formar parte asociada de la UE, comience un conflicto entre Ucrania y Rusia.

Un país de la antigua Unión Soviética, y el máximo estandarte de la misma. Viejos rencores, viejas rencillas, partidarios de unos, partidarios de otros, un país con una gran parte rural, unos ingresos medianos (calificado por el Banco Mundial), fronterizo con múltiples países, entre ellos países de la vieja Europa como Hungría y Polonia, e importador de petróleo y gas, principalmente de Rusia. Parece un enclave ideal para iniciar un conflicto, y sobretodo para implicar a todos los países posibles, Europa, por afectación de países aliados y por viejas rencillas con la antigua Unión Soviética, y sobretodo Estados Unidos, salvador del mundo donde los haya, y también encarnizado enemigo de Rusia desde tiempos inmemoriables.


Desde aquí sólo queremos poner de manifiesto estos acontecimientos y coincidencias, para que nadie se deje engañar.


Con las leyendas urbanas que corren hoy en día acerca de la crisis, como que ha sido creada a propósito, las manos oscuras, etcétera, viendo la evolución de la misma, preveyendo un posible crack como el del 29, y sin cabezas pensantes que nos hagan salir de esta situación, no parece muy descabellado pensar que hay demasiadas coincidencias respecto al pasado, y que de un conflicto que no parecía tener mucha importancia, ni tampoco mucho sentido, se estén produciendo una serie de acontecimientos, que a remolque están bastante relacionados con tiempos anteriores.

Desde aquí sólo queremos poner de manifiesto estos acontecimientos y coincidencias, para que nadie se deje engañar. No pensamos que esto sea accidental ni fortuito, sino que más bien parece una estrategia que ya veremos hasta donde puede llegar. Queremos incitar a recordar el pasado, y a que nadie se deje engañar. Que nadie se deje llevar, y sobretodo, que si todo esto está pensado para volver a empezar, que los que lo hayan pensado, los que están montado semejante circo, los que tienen el problema, que sean ellos los que se vayan a campo abierto y solventen sus disputas de la manera más adecuada.


a los ciudadanos, tanto de Rusia, Ucrania, como a los de los demás países, nos dejen en paz, y sobretodo intentar seguir tirando adelante desde la dignidad y la humildad


Ahí no me voy a meter, que lo hagan como quieran, pero que a los demás nos dejen vivir en paz, que no nos metan en sus tonterías, en sus rencores y en sus intereses, y mucho menos en una guerra mundial, porque apreciamos nuestra vida, y no nos importa un carajo las disputas que tengan.

Desde aquí pensamos que si los que gobiernan tienen problemas, rencores, envidias o lo que sea, se encierren, se peguen ellos los puñetazos o tiros que se quieran tirar, y a los ciudadanos, tanto de Rusia, Ucrania, como a los de los demás países, nos dejen en paz, y sobretodo intentar seguir tirando adelante desde la dignidad y la humildad, y sobretodo sin pelearnos con nadie, y ni mucho menos metiéndonos en una guerra mundial.

¿Sobrevivirá la democracia israelí a Netanyahu?

La corrupción y los promotores del miedo

La dictadura invisible del Siglo XXI

Compartir
Artículo anteriorElpidio Silva y los vetos del PP
Artículo siguienteLa gran estafa de la luz
Rubén P.

Pensar y reflexionar debería ser una obligación en esta sociedad. Creerse todo sin plantearse “por qué” es un error. Vivimos en una constante manipulación, en la que las medias verdades es el pan de cada día. De uno mismo depende creer o crearse.
Comparto contenido que creo interesante en Facebook, debato en Twitter, opino libremente en Liverdades

No hay comentarios

Dejar respuesta