¿Hay un nacionalismo español?
Viñeta de Ferreres de El periódico de Catalunya, un medio afín a la izquierda catalana... no nacionalista

Como desarrollo en “2ª Transición para Cataluña”, es relativamente habitual  mantener desde el nacionalismo un argumento, casi más bien un prejuicio, quepodría expresarse así: el nacionalismo catalán es democrático y de resistenciafrente a una nacionalismo español franquista y antidemocrático.

Un planteamiento que se basa en uno de los prejuicios nacionalistas más básicos e importantes, ya que es también su nexo de colaboración con la izquierda: España es Franco.

(para la izquierda el prejuicio sería: “la derecha española es Franco”, de ahí que utilicen la bandera tricolor para diferenciarse) (ver nota1)

Este argumento es utilizado desde el nacionalismo tanto para acusar a España de ser antidemocrática como, con una cierta incoherencia, a la defensiva para excusar a su propio nacionalismo con un: acusáis al nacionalismo catalán pero ¿y el nacionalismo español?

Así que analicemos la idea de un nacionalismo español.

Podríamos definir nacionalismo y patriotismo de la siguiente forma:

– Patriota: aquel que quiere a país, a su bandera.

– Nacionalista: aquel que tiene prejuicios hacia otros países, que rechaza a otras banderas.

Dos definiciones que no serían excluyentes, por lo que tendríamos los cuatro tipos de personas:

1. patriota nacionalista

2. patriota no nacionalista

3. no patriota nacionalista

4. no patriota no nacionalista

Una clasificación que creo que es real; en mayor o menor grado conozco personas a las que podría asociar a cada uno de los cuatro tipos.

Aprovechando este planteamiento, sencillamente miremos qué banderas incluye o excluye cada partido y llegaremos fácilmente a la conclusión de que no hay un nacionalismo español, excluyente y con representación parlamentaria. Ya que tanto PP como PSOE o Cs incluyen todas las banderas oficiales, sin exclusiones.

No así los partidos nacionalistas y, quizá, Podemos, que hace con el populismo algo similar, excluyendo la bandera de España de la mano de los nacionalistas y en favor de una bandera republicana que no refleja hoy día realmente una comunidad de personas sino una opción política de izquierda. /***/

Nota1: Sobre la utilización de prejuicios compartidos para colaborar entre partidos con ideologías distintas: Emociologías: la fuerza del prejuicio

Rajoy y la responsabilidad en la política

Razón y emoción en política

 

No hay comentarios

Dejar respuesta