El Gobierno debe proteger a Pedro Sánchez
Fuente: http://www.elconfidencial.com

Tiene tantos enemigos el candidato socialista a recuperar la secretaría general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que quienes tienen la máxima responsabilidad sobre su seguridad  en estas primarias deberían pensarlo dos veces antes de dejar que las cosas sigan fluyendo. Porque no fluyen, tropiezan las personas con sus enemigos, y son tantos, que a los inocentes les pueden caer chuzos cuando no puyas y puyitas, sarcasmos e ironías que van cargadas de dinamita contra Pedro Sánchez.

El fuego se cruza por los pasillos, ande él presente o no. Los dardos cabalgan como bombas desempotradas de las paredes  que caen sobre cualquiera que le mencione. Para ir tranquilos por la vida lo mejor es decir que no le conoces, que no le sigues, que no te acuerdas de él, vamos.

Si nos atenemos a los medios de comunicación tradicionales, lo vemos correr solo o en compañía de otra persona, lo vemos solo en la tribuna de oradores sin ninguna protección frente a las masas que acuden a escucharle. El peligro para el candidato no está en sus mítines, o sí, (como diría Rajoy), está en los mítines de Susana Díaz y en la dirección provisional del partido. Todos a una corean frases de desprecio y odio hacia el que fuera su secretario general. Hay complot. Suena a algo malo. El Gobierno debería tomar cartas en el asunto si no quiere verse envuelto en algo gordo de cuidado.  No se sabe cómo acabará esto. Odio le tienen, porque ni los expresidentes socialistas, ni nadie de la plana mayor o de quien fue algo en el partido, han tenido palabras de mesura con él en las últimas 24 horas. Algo se está cociendo y nadie toma medias para protegerlo. La situación produce escalofríos.

Tal como están las cosas, no podemos esperar de Ciudadanos que le echen una mano; no lo hará Podemos porque están a la espera por si sale vivo de la contienda, en este caso le elogiarán y le pedirán vez por la tele para verse y hablar. Si no sale vivo le recordarán aquello de: “ya le dije a Pedro Sánchez que tuviera cuidado con Felipe González”.

El Partido Popular no odia tanto a Pedro Sánchez como lo hace el PSOE porque los del primero son los beneficiados de la derrota del protagonista. Gracias a la renuncia o al sacrificio (depende cómo se mire) de Pedro Sánchez tuvimos gobierno. El mismo que ya teníamos, por cierto.

Y si le pasa algo ¿a quién apuntamos primero como culpable? No sabrán por dónde empezar y puede ocurrir que no sepamos si el fuego procedía de unos o de otros (o quizá de los dos bandos, como diría Rajoy).

No hay comentarios

Dejar respuesta