Gnomilogía

Ha llegado la hora de romper con todo lo establecido, ahora sí, ahora de verdad. Ha llegado ya por fin el momento de abrir los ojos de una vez y no dejarlos entreabiertos, despegar nuestros párpados y comenzar a ver el mundo de la antiguamente llamada Madre Filosofía como realmente es.

Porque lo que siempre se ha denominado como filosofía, aquello que tanto criticó el convencido vitalista Friedrich Nietzsche por pasar del mito griego de los dioses, los héroes y la creación al mito de la Filosofía y la Razón, sigue siendo falso. Y es que este autor, el filólogo, no andaba tan desencaminado si lo miramos como es debido, pero nunca consiguió romper con aquello que intentó destrozar a martillazos tan siquiera en su propia mentalidad. Durante su obra criticó que la filosofía que defendían Sócrates, Platón, Descartes, Kant y demás autores dentro del grupo de “filósofos momia” se basó en crear una opinión nueva frente a la establecida hasta la fecha y erguirla como superior a ella. Pero el problema es que tanto Nietzsche como Hume, sus principales críticos, hicieron más de lo mismo de forma quizá inconsciente. Aunque claro, puede que esté yo ahora mismo siguiendo su ejemplo y no sea consciente de ello, realmente no lo sé.

Por tanto ha llegado el momento de mirar atrás, muy atrás, hacia los siempre tan rechazados sofistas; al menos ellos sí eran completamente sinceros. Su trabajo era marcar una opinión, defenderla frente al resto, recibiendo pagos a cambio de traspasarla a sus aprendices. Pero su verdad, que para ellos era absoluta, tampoco era correcta, si la tratamos -como ya he dicho- de absoluta. Todas y cada una de sus verdades eran correctas, que no aceptables, pues representaban su opinión y merecían ser escuchadas como poco. En definitiva, no eran y siguen siendo más que eso, meras opiniones.

Me estoy repitiendo, lo sé, pero sin ello no se llegaría a comprender realmente lo que está por decir. Yo propongo lo siguiente: La filosofía, hasta ahora denominada de este modo, pasará a ser sustituida por la recién bautizada gnomilogía, o lo que es lo mismo, la ciencia de la opinión. “Siempre defender la opinión, nunca imponerla” y la gnomilogía serán las bases futuras de la Sociedad Occidental. ¿Y tú, qué opinas?

No hay comentarios

Dejar respuesta