Emociologías: la fuerza del prejuicio

Las campañas de propaganda, aparte de los mensajes racionales que puedan contener, suelen buscar insertar pensamientos automáticos en la sociedad. Por lo tanto, cuando estos son negativos, directamente despliegan prejuicios. De ahí que a la publicidad se le marquen límites.