El vendaje

¿Qué es el vendaje?

Es una medida que proporciona apoyo y protección a una parte lesionada de nuestro cuerpo.

Sería más fácil aplicar el vendaje si el herido estuviera sentado o tumbado.

En este caso debemos apoyar el miembro lesionado sobre una silla, mesa o cualquier otra superficie rígida en caso de que el herido no pueda mantenerlo por si mismo.

De esta forma podemos tener ambas manos libres.

¿Qué debemos hacer cuando coloquemos un vendaje?

Cuando coloquemos el vendaje, debemos mover las manos con firmeza sobre todo para no producir mayor dolor al herido por la inseguridad de sus dedos.

Clases de vendajes

¿Cuáles son las clases de vendajes que podemos utilizar en estos casos?

1º Vendaje de un tobillo, en este vendaje, esta venda solo proporciona una sujeción mínima al tobillo lesionado, es decir puede calmar el dolor producido.

2º Vendaje de una mano, en este vendaje, esta venda solo le proporciona una máxima sujeción a la mano lesionada.

Muy importante

Debemos tener en cuenta que cuando realizamos un vendaje de tobillo, ¿Cómo se debe realizar este vendaje?

-Debemos fijarla sujetando la cola de la venda por debajo del pie y enrollándola alrededor del puente una vez.

-Después pásela alrededor del pie por detrás del tobillo haciendo un ocho y vuélvala a pasar de nuevo hacia abajo por debajo del pie.

-Repite este movimiento dos o tres veces más y termine enrollando la venda un par de veces por encima del tobillo y asegurándola.

En cambio cuando realizamos un vendaje de una mano,  ¿Cómo se debe realizar este vendaje?

-Pase la venda alrededor de la muñeca para que se mantenga inmóvil.

-Pásela en diagonal por detrás de la mano y después hacia delante por debajo de los dedos en diagonal por la palma de la mano, entre el dedo pulgar y el índice, y llegue otra vez hasta la muñeca.

-Repite este movimiento varias veces y asegure la venda.

Reflexión

Aparte de los vendajes, también sería bueno usar para las lesiones unos cabestrillos, tablillas, etc.

Cabestrillos

¿Para qué se utilizan?

Se utilizan para apoyar un brazo o una muñeca lesionada.

También se pueden utilizar para aliviar el dolor de un hombro dislocado, es decir al reducir el peso que soporta.

Cuando dejamos las manos quietas, como por ejemplo, colgando a los lados del cuerpo, se nos hinchan.

Por eso si hay una lesión en la mano, es muy importante sujetarla cómodamente por encima del codo.

Esto permite que la sangre circule con libertad por la mano y evita la hinchazón del miembro afectado o lesionado.

Tablillas

¿Para qué se utilizan?

En este caso, las tablillas solo se usan si el herido tiene que hacer un viaje difícil para obtener atención médica adecuada, por ejemplo en el caso de un rescate en la montaña.

Consejo

Un consejo útil seria empezar a vendar por debajo de la zona lesionada y no por encima.

Si el herido tiene un brazo roto, lo mejor sería inmovilizarlo, y vendarlo al cuerpo, así podremos reducir el dolor mínimo.

En el vendaje:

1º Sujete la cola de la venda contra el miembro con una mano, mientras con la otra da la primera vuelta de la espiral.

2º Cada vez que dé una vuelta corra la venda unos dos tercios.

Asegúrese de que no esté apretado demasiado.

3º Para terminar, asegure la venda con un imperdible o haciendo un nudo, nunca encima de la herida, cortando la venda por el medio y dividiéndola en dos mitades, lo suficientemente largas para que den la vuelta al miembro.

No hay comentarios

Dejar respuesta