No me digáis que no se os ha pasado por la cabeza imaginar, al típico patrón repleto de “sin papeles”, cada vez que se escuchaba hablar del contrato único. Es un juego de palabras que no podía evitar dibujar…

A más de uno, a estas alturas, poco contrato (único o por donde elegir) le importa ya. Eso es contra lo que hay que luchar sin duda.

No hay comentarios

Dejar respuesta