Rebélate porque defender la pobreza supone un destino de miseria
Fuente imagen: http://navarra.elespanol.com

Los éxitos anunciados por el gobierno Rajoy se asientan en el tránsito de una economía de pobres a otra llena de miserias. A los datos me remito. Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), la tasa de temporalidad entre el conjunto de asalariados es del 26,4%. Habíamos transitado hacia el empobrecimiento desde un mileurismo que ya parece lejano.

Durante los años de la crisis, los índices de coste salarial del INE mostraban que los salarios crecían. El relato oficial hacía alarde de los éxitos de las medidas adoptadas. El alza era moderada, sí, pero contrastaba con la realidad de la calle, que sentía en carne propia el peso del empobrecimiento. El recorte de nóminas era un hecho. El propio Gobierno reconocía que esta devaluación de más de un 10% era fundamental para que la economía española fuese competitiva. Pero, con el nuevo índice estrenado a fin de 2016 por el Instituto Nacional de Estadística, se pone de manifiesto la perversión de tal realidad. Nos llevaron a la pobreza en pro de ser competitivos en las exportaciones. Para beneficio de muchas empresas que no tributan fiscalmente en España. Es un agravio que, mientras en la gestión de los recursos públicos se están apreciando decisiones al menos impropias de una administración competente, los círculos empresariales cercanos al poder político sigan beneficiándose.

Es el caso de los sobrecostes. Tal es la información recogida en eldiario.es: “El grupo de constructoras a las que se les adjudicó las obras de la vía M30 -Dragados, Ferrovial, Sacyr, OHL y Acciona, entre otras- exprimieron la legislación para conseguir unos sobrecostes de las obras que en algunos casos llegaron hasta el 63% del precio inicialmente presupuestado. Este incremento en el precio de las obras supuso pasar de unas cuentas de licitación de 2.508 millones a 3.702 millones de euros. Ni ACS ni Ferrovial, el consorcio de empresas que actualmente gestionan el mantenimiento de la infraestructura a través de Emesa, han querido hacer declaraciones sobre la información a este medio.”

Nuestras constructoras están habituadas a estas prácticas. En las obras del Canal de Panamá, Sacyr trata de negociar una solución para sus reclamaciones por sobrecostes.
El consorcio constructor, que completan la Italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa, trata de lograr que se reconocieran todas sus reclamaciones. La ampliación de Canal de Panamá habría costado tres veces más que el importe de 3.192 millones de dólares, unos 3.000 millones de euros, cantidad por la que se le adjudicaron las obras.

Los sobrecostes del AVE a La Meca pueden representar un incremento en la deuda pública que ya soportamos. Las cifras que se manejan en el entorno del “Consorcio Español de Alta Velocidad Meca Medina” se estiman en el entorno de los 1.000 millones de euros que tendrán que asumir las empresas. Estas son las sociedades públicas Renfe, Adif e Ineco, más las privadas OHL, Cobra (ACS), Dimetronic, Inabensa, Indra, Imathia, Consultrans, Copasa y Talgo. ¿Alguna duda de quienes terminaremos pagando? En esta línea podríamos también indagar los sobrecostes totales que el Estado debió reconocer a estos grupos empresariales por todas las obras públicas y Red del AVE realizadas en España. Nadie se atreve a dar esa cifra. Añadamos los rescates de concesiones, o las legislaciones proclives a proteger los intereses de esos grupos, o los excesos de los oligopolios energéticos, bancarios o constructoras, por ejemplo. Aún luego de las reconvenciones llegadas de Bruselas, el statu quo no se ha alterado. Ese es el modelo que nos lleva a la miseria.

Rebélate porque defender la pobreza supone un destino de miseria
Fuente imagen: http://www.20minutos.es

UGT, a través de su Federación de Servicios Públicos, ha presentado hoy peticiones al Gobierno que incluyen, entre otras, una mejora salarial para hacer frente a “la pérdida de poder adquisitivo acumulada desde 2012” en el sector público que, según sus cuentas, “asciende al 13,3%“. Según Julio Lacuerda, secretario general de FeSP-UGT, sólo en 2016, “se han perdido dos puntos”. Se basa en que la mejora de salario de los funcionarios y trabajadores públicos fue del 1% y el IPC cerró en el 3%. Para 2017 Lacuerda teme que se vuelva a producir una pérdida de capacidad adquisitiva. Por ello, duda de la voluntad negociadora del Gobierno y, en concreto, del ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. El mismo que promovió una interesante amnistía fiscal a poco de llegar al gobierno. Aún no queda claro que lo impulsó a decidir tal medida.

El Dr. Fernando Lamata, psiquiatra y experto en política y gestión sanitaria escribía en medicosypacientes.com, el 2 de setiembre de 2015, lo siguiente: “Los copagos impiden a ¡dos millones de personas! tomar las medicinas que les prescriben sus médicos. Hablamos de España, es 2015, y podrían ser tus padres”. Ya pasó tiempo y las condiciones no sólo no mejoraron sino que han empeorado. El medio digital Infolibre publica el dato que revela que más de un millón seiscientas mil personas no pudo tomar un medicamento recetado por el médico por motivos económicos. Este es el camino que nos lleva de la pobreza a la miseria, sin que los ciudadanos de este país comprendan que les están destruyendo el futuro. Cualquiera de las dos estimaciones es demoledora.

Según nos informa la cuarta Oleada del Estudio “Situación laboral de los médicos en España”, elaborado por el Foro de la Profesión Médica, conocemos por primera vez el clima de las relaciones laborales en el ámbito sanitario. Del estudio se desprende que un 43,5% de los médicos asegura haber sufrido algún tipo de acoso, discriminación y maltrato en su centro de trabajo durante el último año. Mientras, la precariedad laboral y el paro sumergido y los contratos temporales se mantienen al mismo nivel que el registrado en años anteriores. En lo que respecta a la situación laboral de la profesión médica, uno de los datos más relevantes de precariedad y de irregularidad que se desprende de este estudio es que el 55,3% de encuestados  trabaja sin plaza en propiedad y con una situación de irregularidad, con contratos inestables, de corta duración, de temporalidad, etc. La situación se complica para el colectivo médico de sexo femenino, que muestra un 63,3% de desempleo respecto al porcentaje total de desempleados. Todo un éxito de esta gente que nos gobierna.

En el Estudio nº3164, del Barómetro de enero de 2017 del CIS, a la pregunta: ¿cree Ud. que dentro de un año la situación económica del país será mejor, igual o peor que ahora? Un 25.9% cree que será mejor y un 43.6% opina que será igual. Lo que redondea un 69.5%. Si le asignamos credibilidad a esta encuesta, los españolitos, por defender la pobreza, se están labrando un destino miserable.

Habría que recordarles aquel pensamiento atribuído a Groucho Marx: “Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de miserias”, porque habrán sido cómplices necesarios del despojo de España.

No hay comentarios

Dejar respuesta