Conversaciones con Enrique 22/08/2014

Querido amigo:

Ya ves, siguen sin entenderlo ni con el mapa.

A ver repita conmigo: “La responsabilidad de gobernar se la hemos prestado”. ¿Es fácil, no?. La responsabilidad de gobernar no da el derecho a poder decir las sandeces que algunos sueltan delante de los micrófonos.

¿Has oído al alcalde de Valladolid?. ¿Quién lo ha puesto ahí?. ¿Quién es el insensato que no le dice que se vaya a su casa?. ¿Se puede ser más necio?.
No entiendo de paridades, y él parece que tampoco. La responsabilidad hay que darla a quien está capacitada/o para ejercerla, y poco a poco descubrimos a los mediocres.
Ser hombre o mujer es algo que no elegimos, y la estupidez la vamos conquistando con el paso del tiempo.

Hay mujeres y hombres brillantes; hay hombres y mujeres mediocres. Parece que para el alcalde de Valladolid, no. (Seguro que más de una, y con notas excelentes, habría en su promoción de estudios de medicina).

En el pecado llevan la penitencia, él y todos los que lo secundan y le permiten seguir en el cargo, que ha demostrado no estar capacitado para desempeñar, ya que sus declaraciones son carroñeras. Y la estupidez no la avalan las urnas.

No te rías, lo de machista ni lo comentamos.

Cada día los políticos me parecen más necios y cobardes. Necios porque a la hora de rebatir al de enfrente, su único argumento es: “ustedes también lo hicieron…”. Eso ya lo sabemos, con lo que ahora nos puede explicar el argumento para la solución del problema. Y cobardes porque últimamente, han puesto de moda esconderse detrás de los políticos jóvenes y aleccionados para no desgastarse; ¿o eso lo ha puesto de moda Podemos?.
Sánchez (PSOE), me parece que ha entrado con el pie cambiado, o se lo va a cambiar la vieja guardia, porque no le va a permitir muchas cosas. ¿está entroncado con la vieja guardia?. No puede defender a unos imputados y acusar a otros (amanece para todos).
Ya hablamos otro día del cambio de la ley electoral, porque me huelo rodillo insensato.
No, no estoy cabreado. Simplemente que, aunque soy poco inteligente, me fastidia que me tomen por estúpido.

Cuatro cosas no pueden ser escondidas
durante largo tiempo: la ciencia, la estupidez,
la riqueza y la pobreza.

Averroes (filósofo y médico andalusí)

 

No hay comentarios

Dejar respuesta