Cláusulas suelo: otro ridículo gubernamental
Fuente: http://www.elconfidencial.com/

La reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre las cláusulas suelo, refleja lo que le importan los ciudadanos a este “gobierno”, por llamarlo de alguna manera, y vuelven a mostrar otro ridículo gubernamental.

De entrada, dicha sentencia sobre las cláusulas suelo ya fue una patada en toda regla hacia un gobierno que en ningún momento vela por los intereses de los ciudadanos a los cuales se debe (en teoría), y que demuestra que le preocupa más los intereses de las grandes entidades de este país y sobretodo aquellas que les puede asegurar un buen futuro ofreciendo a nuestros queridos diputados un maravilloso puesto de algo, haciendo no se qué, pero cobrando no se cuántos siempre que se protejan sus intereses.


Dicha sentencia sobre las cláusulas suelo ya fue una patada en toda regla hacia un gobierno que en ningún momento vela por los intereses de los ciudadanos a los cuales se debe


Pero no contentos con esto, con quedar en ridículo por no se cuánta vez (ya he perdido la cuenta), que encima ahora deciden rizar el rizo, y despreocuparse de la sentencia establecida por el tribunal europeo, ese que forma parte de la santa institución que tanto veneran, a la que tanto respetan, a la que tanto idolatran, y por la cual sienten devoción a la hora de aplicar recortes al pueblo y privatizar todo aquello que les venga en gana para sacar unos cuantos millones de aquí y allá, pero a la que ignoran vilmente en cuanto se pronuncian a favor del pueblo (oh sí, increíble, aún no me lo creo) y no a favor de los intereses bancarios que se han quedado con un palmo de narices.

El tema en cuestión del que hablo hoy, es la sentencia que dicta que los bancos, después de aplicar cláusulas abusivas e ilegales, como las cláusulas suelo,  ahora se ven obligados a devolver las cantidades pagadas indebidamente, antes de 2013, que es cuando entró en vigor la suspensión.

Ya de entrada, la justicia española no tuvo los redaños suficientes para aplicar la retroactividad en cuanto a la ilegalidad, esa misma retroactividad que a los ciudadanos se les aplica hasta en el más mínimo error en la declaración de la renta.

Pero está claro que los bancos de este país juegan otra liga, la de los privilegiados con la justicia.


Entre medias, empieza la fiesta del confeti y el cachondeo de bufetes y abogados, con sus mensajes claros y directos. NOSOTROS TE RECUPERAMOS EL DINERO, pero tienes que pasar por caja.


El asunto parece claro y meridiano, devolver las cantidades pagadas indebidamente desde el inicio de la cláusula hasta 2013, que es cuando se suspendió.

En el caso que no haya suspendida aún, devolver todas las cantidades cobradas indebidamente. Lo podría entender cualquier persona, e incluso más de un infante.

Pero parece ser, que dando una vuelta de tuerca más al asunto, no le va a ser tan fácil al humilde consumidor recuperar lo que es suyo, y lo que, se podría decir, los bancos le han ido estafando poco a poco durante todos estos años.

Después de la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo, el consumidor se encuentra aturdido por la información tan dispar y la poca, o más bien nula aclaración por parte de los bancos sobre este asunto. Un día te dicen que vas a recuperar todo lo estafado, al otro que los bancos van a revisar caso por caso, luego que no van a ser todos los que lo recuperen, luego que el gobierno va a crear un organismo de arbitraje ¿?


¿El gobierno qué? ¿se puede saber dónde está? Otro gran ridículo gubernamental


Y al final el consumidor anda perdido (como siempre), desesperanzado (como es habitual) y cabreado (porque la sensación de que te están intentando volver a tomar el pelo con total impunidad empieza a ser latente).

Y mientras tanto ¿el gobierno qué? ¿se puede saber dónde está?

Entre medias, empieza la fiesta del confeti y el cachondeo de bufetes y abogados, con sus mensajes claros y directos. NOSOTROS TE RECUPERAMOS EL DINERO, pero tienes que pasar por caja.

Es decir, el Tribunal Europeo dicta sentencia, que no deja lugar a interpretación, y mientras bancos y allegados se la pasan por el forro y se van inventando nuevos pretextos, “argumentos” y resquicios legales variopintos para esquivarla, los abogados se frotan las manos cuales hienas, queriendo cobrar por recuperar un dinero tuyo, mediante el uso de la justicia, porque no se aplica la sentencia dictada por la justicia europea. Un poco kafkiano, ¿verdad?

Pues la mejor parte, es la parte contratante de la primera parte que será considerada como la parte contratante de la primera parte. Es decir, un gobierno incompetente, incapaz e interesado, que hace la vista gorda, y que ignora a sus ciudadanos que simplemente solicitan un derecho muy elemental.  JUSTICIA.


Señores del gobierno, dejen de hacer el ridículo una vez más, y hagan lo que tienen que hacer, que es velar por los derechos de sus ciudadanos y lo más importante, que la ley se cumpla


Eso sí, luego se llenarán la boca con Dinamarca, países nórdicos, Holanda, Alemania… Pero, ¿saben que pasaría si esta situación se diera en estos países?

Que ya se habría empezado a devolver el importe de las cláusulas suelo. Así que señores del gobierno, dejen de hacer el ridículo una vez más, y hagan lo que tienen que hacer, que es velar por los derechos de sus ciudadanos y lo más importante, que la ley se cumpla, pero toda, no solo la mordaza, la laboral y aquellas que a ustedes les interesan. Hagan que los bancos nos devuelvan nuestro dinero, como dictan sus venerados amiguetes europeos. Y vale ya de tomarnos el pelo.

No hay comentarios

Dejar respuesta