miércoles, 20 junio 2018
Reflexiones paseando a Mao - Alberto Vila

Reflexiones paseando a Mao - Alberto Vila

Alberto Vila

CCEE, Analista Político, Experto en Comunicación Institucional y RRPP, Formador. Colaborador de diversos medios digitales. @Reseneka

Los objetivos super ordinados y la creación del "enemigo común"

Los objetivos super ordinados y la creación del “enemigo común”

Es un escándalo que se haya fracasado, desde la llamada prensa independiente, en poner en conocimiento de los ciudadanos la desastrosa gestión política, social y económica de este gobierno, y en que estos mismos ciudadanos no la relacionen con sus propias penurias económicas y de pérdida de derechos.
La finalidad noble de la política

La finalidad noble de la política

Cuando el sistema democrático se convierte en el soporte de camarillas que logran beneficios desmesurados, apropiándose de los esfuerzos de las gentes por medio de legalidades a medida, justificando la violencia para defender esa situación de injusticia, entonces, el sistema se resquebraja, la entropía se amplifica y los que quedan atrapados en esa perversión del sistema se sienten legitimados a cuestionar dichas legalidades. La Historia tiene múltiples casos de esa relación causa efecto.
El enfoque del conflicto y la torpeza

El enfoque del conflicto y la torpeza

Si alguien confía en que el 21D resuelva la cuestión catalana, Indra mediante, mucho me temo que no ha valorado rigurosamente los factores en juego, excepto que se introduzcan variables como la proscripción de los partidos de reconocida militancia independentista.
La transición en España: el oxímoron democrático

La transición en España: el oxímoron democrático

Sería bueno precisar conceptos. No hacerlo sería construir un discurso que construya un discurso irreal. Tanto, como parece ser en el que nos desean instalar los partidos que provienen de entonces. Es bueno hacer memoria.
El monopolio de la violencia

El monopolio de la violencia

El estado tiene legalmente el monopolio de la violencia. Pero esa capacidad siempre debe ser contribuyente al bien común. A su protección. Pero si se entiende a la violencia como el uso inmoderado de la fuerza, en todas sus formas, tanto física como psicológicamente, como en el control del pensamiento, esa finalidad doble se desnaturaliza. Esta perversión, fue una preocupación desde el estalinismo hasta el franquismo, para mantenerse en el poder. Los objetivos por parte de los violentos solo admiten lograr objetivos aún cuando vayan contra la voluntad de los violentados, individual o colectivamente. 
De ciudadanos y ciudadanos

De ciudadanos y ciudadanos

El ejercicio de la ciudadanía en democracia, al menos en las más consolidadas, exige el cumplimiento de reglas de juego explícitas e implícitas. Son estas últimas las que hacen del sistema una pauta efectiva que garantice la equidistancia y la proporcionalidad en su desarrollo y aplicación. Porque la democracia supone valores nobles. Cuando se aprecian episodios que exceden el marco de esas reglas, dejamos en evidencia que algo no funciona bien.
La España S.A está rompiendo a la España de los ciudadanos

La España S.A está rompiendo a la España de los ciudadanos

El gobierno de Mariano Rajoy ha aprobado un decreto para facilitar que las empresas se vayan de Cataluña. Es otro disparate más a la sucesión de desaciertos que esta gente está cometiendo.
1 - O: Que no haya víctimas

1 – O: Que no haya víctimas

Se puede estar en un error, engañarse sin tratar de engañar y, por consiguiente, sin mentir. Pero, la mentira por concepto no es un error, un acto casual. Es un acto deliberado. Porque mentir es querer engañar al otro, a veces, como suelen hacer los manipuladores profesionales, aún diciendo parte de la verdad. Porque también se puede decir la verdad parcial, con la intención de engañar. Descontextualizando, por ejemplo. Los apóstoles de la postverdad saben mucho de esto.
Las prerrogativas y la vulneración de los valores democráticos

Las prerrogativas y la vulneración de los valores democráticos

Mariano Rajoy sabe que puede hacer lo que le venga en gana. Los diputados del “susanismo” se lo permiten. Pedro Sánchez intenta disimularlo, aunque la realidad se le impone una vez sí y otra también: no controla al PSOE. De allí que haya puesto en marcha una campaña de declaraciones y propuestas más o menos interesantes, aunque poco o nada efectivas, para resolver los acuciantes problemas de la gente. En tanto, Pablo Iglesias aguarda que la realidad deje a cada uno al desnudo. Será un invierno duro y probablemente caliente. La evidencia del uso de prerrogativas puede manifestar la sensación de impunidad que domina a los herederos de las ventajas de la denominada “transición”.