Jueves, 27 Julio 2017
Filopolítica - Francisco Tomás González Cabañas

Filopolítica - Francisco Tomás González Cabañas

Francisco Tomás González Cabañas
Filósofo y Fundador (2005) y Director de la revista gráfica y agencia de noticias:

El ser almibarado

El ser almibarado

El almíbar es la sustancia que alumbra la sociabilidad del hombre. Tal como el líquido amniótico, o su predecesor o posibilitador, el semen, el almíbar también es una sustancia viscosa, espesa, pegajosa y gelatinosa, a diferencia de las primeras dos mencionadas, hasta ahora nunca analizada, en el sentido lato del término, que posibilita en este caso, que el sujeto, construya su yo simbólico, mediante el atesoramiento de situaciones placenteras
Como en Hansel y Gretel

Como en Hansel y Gretel

Imaginemos, tal como ocurrió en el cuento infantil que para evitar una debacle mundial nos instan, es decir nos instamos nosotros mismos, a que todos los ciudadanos que no hayan alcanzado la mayoría de edad (es decir no estén aptos para producir ni habilitados para votar) deban ser abandonados en una suerte de selva, para que sólo merezcan estar entre nosotros, aquellos que hayan logrado regresar sin más elementos que su propio arrojo o valor.
La Acrasia Política

La Acrasia Política

Acrasia es la actuación en contra de lo que uno mismo cree que es lo mejor. Actuamos por impulso, por hábito, por convenciones sociales... pero nos gusta pensar que tenemos control absoluto sobre todos nuestros actos, y que actuamos siempre racionalmente según nuestros intereses, o incluso que somos tan altruistas que actuamos según los intereses de los que nos rodean.
La verdadera cuestión electoral o nuestra batalla de las Termópilas

La verdadera cuestión electoral o nuestra batalla de las Termópilas

Vana y absurdamente quiénes siguen mirando a Europa, dando las espaldas a su propia tierra, son los que se erigen en doctos vanguardistas que postulan categorías como democracias agonales o populismos, que exacerban aquello que nunca ha sido nuestro; ni deísmo, marxismo, neomarxismo, ni derechas ni izquierdas.
La suerte como principio democrático

La suerte como principio democrático

Acá el tema en cuestión, al menos para nuestra realidad democrática y occidental, es quién se queda con el poder en los diferentes lugares en donde se lleva a cabo elecciones o porque ha recaído el poder en uno u otro en lugares en donde el poder se definió ajustadamente, casi siempre por vía ballotage o segunda vuelta como instrumento electoral democrático.
Curatore democraticum

Curatore democraticum

En el ámbito político, el sistema instituido por la política que se escindió, se sectorizó en clase, en círculo, en mesa chica, precisa de una curatela, de una administración que vaya por encima de las manifiestas, probadas y contundentes muestras de incapacidad y/o desfasaje
La democracia africanizada o la africanización democrática

La democracia africanizada o la africanización democrática

Desde hace un tiempo a esta parte, África dejo de ser un continente a observar, y sólo se ha convertido en el patio trasero de las aspiraciones truncas de la humanidad.
La legitimización democrática a la Suazilandia

La legitimización democrática a la Suazilandia

Suazilandia, insistimos como en muchos países de tal continente que pese a tener occidentalizada su clase dirigente (la política-militar como la incipiente académica), brinda respuestas, novedosas e innovadoras a las crisis, de antaño y esclerotizadas, que golpean la legitimidad en la que se sostiene la política.
La vulva democrática o de la urna electoral

La vulva democrática o de la urna electoral

El objeto fetichista que define nuestra occidentalidad política, es la urna, el recipiente en donde, se nos invita a que penetremos en la ranura, para dejar, mediante sobre, papel o pantalla, estampado, el fluido, traducido en voto, el acabose de nuestras posibilidades de que nos gobiernen con un sentido de equidad y racionalidad.