Casa tomada

La librería del barrio está regentada por dos hermanos, como en el cuento de Cortázar.

Y no es curioso que les guste el argentino, aunque su casa tenga por nombre La Madriguera de Papel. Y con el auge del microrrelato, se han animado a convocar un concurso de micros.

Todo esto llevaba dándole vueltas: los hermanos, la librería, Cortázar, ruidos, ruidos en la cabeza, como en el cuento famoso y que espero no acaben por echarme. Ustedes saben del escritor y del hombre. En el cien aniversario de su nacimiento, me gustaría traerles aquí el primer libro que publicó, Bestiario, como homenaje particular al creador de historias fantásticas y personajes imborrables. Confieso, de entrada, que me gusta más el cuentista que el novelista, aunque Rayuela sea un monumento literario a punto de explotar en cada casilla en la manos del lector.

Tal vez sea que mis primeros escarceos con el argentino fueron en la distancia corta. Y ahí, Cortázar es un púgil que te doblega por ko. Y uno de los golpes que suelta con maestría, como han reconocido tantos críticos (Alazraki, Valenzuela, Lagmanovich, entre tantos) es su manejo magistral de la elipsis. Entren en Bestiario. Sólo un botón. Su primer cuento, Casa tomada, que el autor enseñó a Borges y le publicó entusiasmado por aquel joven larguilucho, nos lleva a la relación de matrimonio burgués de dos hermanos que han pasado la frontera de los cuarenta y viven de las rentas y para sus escasas ocupaciones.

La descripción de la casa, exhaustiva, y de los quehaceres de sus habitantes ocupan los primeros párrafos del cuento. No pasa nada, como en los sueños, pero a veces pasa.La vida anodina se transforma de repente. Sin previo aviso. Como suele ocurrir también en la realidad. Claro, que desvelar un poco más sería matarles el encanto a aquellos que todavía no lo conozcan. Tampoco se trata de hacer una tesis en tan poco espacio, sólo dos pinceladas que les animen a seguir con la tela. Y, como aquel pintor de recuerdos, la experiencia les acompañará toda la vida.

No hay comentarios

Dejar respuesta