Carta abierta a Liam Neeson sobre los secamanos

Querido señor mío,

Le escribo esta carta empujado por la desesperación y el cansancio.

Un cansancio producido por el hecho de ver como cada día que pasa, es simplemente, un día más conviviendo con una de las mentiras más injustas que he visto.

Si este mundo fuera justo, lo primero que diría un bebé al empezar a hablar sería “no es justo“. Pero van y dicen “Mamá” o “Papá“.

Y no es justo, joder, no lo es.

Pero usted es diferente.

Si alguien en este mundo conoce el verdadero significado de “justicia” ese es Liam Neeson.

Usted ha sido el super héroe “Darkman”en la época en la que los super héroes no existían, el mentor de Obi-Wan Kenobi y el padre-marido que ha sufrido en sus carnes el dolor de ver cómo secuestraban a sus seres queridos TRES PUTAS VECES.

Por ello recurro a usted para que nos libere de la madre de todas mentiras.

El mundo merece saber la verdad oculta.

Deben saber que realmente los secamanos… no secan las manos.

Si queremos hacer de este planeta un lugar mejor, debemos erradicar la mentira que suponen los secamanos y las desgracias que provocan.

Para comprender bien el daño que nos hacen, voy a plantearle, señor Neeson, una situación de lo más cotidiano… pero que encierra en su interior una mortífera trampa asesina:

Imagine que queda con una chica para tomar algo en una cafetería. La típica primera cita en la que todo funciona correctamente (llevan hablando unos minutos y de momento, nadie ha intentado secuestrar a su acompañante) hasta que de pronto,su vejiga le envía un whatsapp a su cerebro en el que dice ” oye tú, que tengo pipi”.

En ese momento, se excusa y se dirige al baño… para descubrir que en su interior se encuentra, desafiante, un secamanos.

Tras orinar, usted debe decidir entre dos opciones :

Opción A : La alternativa más fácil y desagradable es la de huir lentamente de allí.

Poniendo en riesgo la cita ( tarde o temprano la chica se dará cuenta de que es usted un guarro al que le huelen las manos a pene y a pis ) y a la susodicha acompañante ( riesgo de contagio de enfermedades tales como gastroenteritis, herpes, lepra o sida espacial. Si son “aguas mayores”, este factor de riesgo se multiplica por seiscientos mil)

Opción B : Lavarse las manos y entrar en el diabólico juego del secamanos.

Normalmente, el agua de los locales sale “fría”, “muy fría”  o “la virgen santa no siento las manos joder“. Cuando esto sucede los secamanos tienen la manía de expulsar un aire aún más frío para conseguir un efecto igual al de congelar en nitrógeno a un T-1000, (con el riesgo que conlleva el golpearlas y que revienten en mil pedacitos y quedarte manker).Carta abierta a Liam Neeson sobre los secamanos

Si el aire no es frío, puede que el airecillo que libera sea tan leve que tardes unos diez minutos en darte cuenta de que llevas tanto tiempo moviendo las manos en plan Locomía, tratando de que mágicamente se sequen, que tu pareja ya habrá empezado a pensar que estás haciendo cosas muy horribles e ilegales dentro del baño.

Eso si funciona el secamanos, ya que si no funciona, la cosa se complica; tienes las manos empapadas y debes actuar con rapidez para evitar levantar sospechas y arruinar la cita. En este caso recomendamos los trucos de meter las manos en los bolsillos, secar las manos usando la parte interior de la camiseta o retocarte el pelo. Pero pase lo que pase…que ninguna gotita de agua llegue al pantalón o sonará automáticamente la música del “Game Over”.

Aún así, los riesgos del auto-secado son muchos, ya que debes limitar el contacto con tu acompañante unos diez minutos o si no volveremos al error de la Opción A en el que ella cree que lo que cubre tu mano son meados rellenos de enfermedades y asco eterno.

Y todo este sufrimiento, nervios y tensión por que el secamanos es incapaz de cumplir la misión para la que fue creado.

¿Se da usted cuenta del daño que hacen a nuestra sociedad? No somos más que víctimas de un juego en el que no podemos ganar.

Y mientras, los secamanos de todo el mundo continúan cometiendo fechorías, dejando a su paso vidas destrozadas, citas arruinadas y manos demasiado humedecidas como para tocar a nadie sin levantar unas sospechas muy raras.

Confiábamos en ellos… pero nos han fallado.

Por eso, Liam Neeson, sólo usted puede llegar al fondo de esta cuestión y acabar con ellos.

Si usted fue capaz de luchar contra lobos digitales en “The Grey” y de soportar a Jar Jar Binks casi toda la película, no creo que los secamanos supongan ningún problema para usted y sus habilidades.

Carta abierta a Liam Neeson sobre los secamanos

Firmado :

Un admirador preocupado que lleva siempre una toalla a las citas.

Jose Incoherente
@the_morwen

No hay comentarios

Dejar respuesta