Boyhood, una buena idea que en la práctica fracasa

Probablemente una de las mejores películas del 2014, nominada a múltiples premios y ganadora del premio Óscar a mejor actriz secundaria (Patricia Arquette). La idea de Richard Linklater es realmente maravillosa y original, ya que invierte diez años para filmar Boyhood y tan solo necesita 39 días de rodaje para completar este filme.

Es un privilegio cinematográfico poder disfrutar del gran cambio físico que van sufriendo los actores, y por supuesto, poder observar el transcurso del tiempo y los múltiples sucesos que pueden acontecer durante una década de sus vidas. Sin embargo, los 154 minutos de película son excesivos, es un poco reiterativa y aunque está llena de emociones existenciales, algo no termina de consolidarse.

Seguramente, muchas personas se habrán sentido identificadas con este filme, siendo así, les parecerá una verdadera obra maestra llena de belleza, ya que cumple los típicos requisitos del cine independiente americano y estamos ante una película innovadora. No obstante, carece de conexión con el espectador. Es el transcurso del tiempo, de la vida, de la existencia, la adolescencia, la madurez o el ir envejeciendo, pero todavía podría haber llegado a tener muchísima más emoción, incluso unos diálogos más inquietantes podrían haber sido el toque perfecto para llegar a conmover al público.

Finalmente, Ethan Hawke (nominado a los premios Óscar cuatro veces), Patricia Arquette y Ellar Coltrane entre otros actores de esta película, hacen un buen equipo, pero tampoco nada relevante, podríamos decir que cumplen con el papel pero sin llegar a transmitir ese toque especial que hace que un filme sea diferente.

No hay comentarios

Dejar respuesta