Crean la alarma social cuando piden “mirar para otro lado”

La alarma social se expande. Los ciudadanos no podemos permanecer impasibles. El futuro de nuestros hijos y nietos se lo están llevando ante nuestra sumisión y la complacencia de las instituciones que deberían evitarlo. De norte a sur y de este a oeste. Desde los sobrecostes hasta los ERE. Del almacén Castor hasta los fondos de Formación. De la privatización de entidades financieras a precio vil a la de empresas públicas rentables. Con el apoyo de medios subvencionados con dinero de todos, generando una verdadera “Máquina del Fango”.